Dos Diamantes de Gould macho en la Península de Dampier en la región de Kimberley, Australia. Foto: Alexander Watson/WWF-Australia

Conservación

Cómo están usando el fuego los aborígenes australianos para salvar al deslumbrante diamante de Gould

Un nuevo programa de grabación dirigido por guardaparques de la etnia kija está ayudando a traer de vuelta a las preciadas aves, al mismo tiempo que ofrece esperanza a una comunidad empobrecida.

Diminutos, raros y llenos de color, a los diamantes de Gould se los llama "joyas del interior" por una buena razón.

Con poco menos de 2.500 restantes en la naturaleza, es deslumbrante ver el ave australiana alguna vez común, quienquiera tenga tanta suerte de encontrarla. El hábitat de las aves está ligado en gran medida a la zona de Kimberley, una región espectacularmente accidentada que marca la última frontera de Australia. De abril a octubre, de manera natural llega la temporada seca a ese área, que culmina con incendios feroces que arrasan con la flora y el hábitat esencial. Los incendios siempre han existido en la región de Kimberley, pero nunca a esta escala o frecuencia.

Históricamente, las tribus aborígenes iniciaban pequeños fuegos controlados para evitar los incendios forestales de final de temporada en torno a sus hogares. Pero cuando los colonizadores europeos desplazaron a las tribus a principios del siglo XX y esa práctica se extinguió, fuegos infernales empezaron a diezmar todo el paisaje con regularidad. Muchas aves que dependen de las semillas murieron de hambre en estas olvidadas sabanas, especialmente los diamantes de Gould, que dependen de spinifex, una semilla que únicamente crece en zonas que no hayan sido tocadas por el fuego en tres años como mínimo. Los fuegos de final de temporada también aniquilaron arbustos y árboles huecos y dejaron a las aves sin ningún lugar para esconderse de los gatos salvajes y otros depredadores.

En 2013, el ecologista británico Alexander Watson supo que los guardaparques aborígenes kijas habían creado un plan de quema prescriptiva para Kimberley, pero les faltaba el dinero y el equipo para ponerlo en práctica. Watson se dio cuenta de que el plan podría dar a las aves una oportunidad de luchar. Así que él y los guardaparques pusieron en marcha el programa Fuego y Plumas, financiado por el gobierno de Australia y varios grupos conservacionistas, que contrata a estaciones de bomberos de propiedad de los indígenas para iniciar pequeñas quemas controladas a principios de la temporada seca alrededor de seis poblaciones de diamantes de Gould. Los guardaparques primero dejan caer bombas incendiarias de helicópteros a lo largo de una ruta preestablecida para quemar el matorral. Luego siguen a pie, para barrer el suelo con antorchas de agarre y conseguir una combustión más precisa. Los guardaparques también supervisan los diamantes de Gould mediante la instalación de cámaras en su zona de cría.

Después de solo tres años, el proyecto ya ha tenido un éxito tangible. Aunque los guardaparques no tendrán datos de población concretos hasta finales de este otoño, dicen que los avistamientos de diamantes de Gould han ido en aumento. "Este es uno de los raros casos en que vimos un problema, hicimos algo al respecto y las aves están regresando", dice Kira Andrews, una supervisora del proyecto del grupo sin fines de lucro Rangelands.

El próximo objetivo de Watson es cuadruplicar el alcance del proyecto a 60.000 kilómetros cuadrados, que abarca casi todo Kija. "Los guardaparques no solo están protegiendo a los diamantes de Gould", explica. "Están protegiendo activos como ciudades y reservas. Están protegiendo las carreteras y toda una serie de cosas de las cuales depende su comunidad".

Los grupos aborígenes como el kija conforman 40 por ciento de la población de la región de Kimberley, pero tienen muy pocos recursos para subsistir. Estos grupos experimentan niveles extremadamente altos de pobreza, desempleo y suicidio. De esta manera, los incendios representan un salvavidas para los kijas. El programa no solo restaura su tierra, sino que también los capacita para el trabajo en la gestión de las especies amenazadas y abre oportunidades profesionales para las comunidades. Pero los kijas no están solos: muchas tribus de toda Australia han creado asociaciones de conservación con organizaciones sin fines de lucro para preservar la vida silvestre local. El pueblo Olkola, por ejemplo, está estudiando los sitios de anidación del perico aligualdo en peligro de extinción, mientras que el pueblo Gumbaynggirr está protegiendo el hábitat de las pardelas del Pacífico en la reserva de la Isla Muttonbird. Los lugareños saben que si las aves se recuperan, también lo hará su conexión con la tierra.

* * *

Renacer de las cenizas 

Las quemas prescritas que inician los kijas ayudan a preservar ecosistemas enteros. Estos tres animales australianos también están sembrando los beneficios.

Maluro coronado

Los nidos de maluro coronado en la hierba del río no se queman con facilidad. En la estación seca, sin embargo, los incendios forestales aniquilan áreas enteras de hábitat del ave cantora. Después de un incendio controlado, la hierba vuelve a crecer con mucha más rapidez.

Maluro Coronado. Foto: Graham Winterflood/Flickr CC (CC BY-SA 2.0)

Paloma de Smith

La paloma de Smith de rostro carmesí anida en el suelo. Las llamaradas de final de temporada pueden reducir la cobertura vegetal, lo que deja a las aves y sus crías más susceptibles a los depredadores, como los dingos y los gatos silvestres.

Paloma de Smith. Foto: Jim McLean

Macrotis

Un marsupial del desierto amenazado, el macrotis, es casi todo oídos y hocico. Prefiere el campo abierto con una mezcla irregular de suelo desnudo y masas de hierba, un paisaje que se crea mejor con las quemas en mosaico.

Macrotis. Foto: Dave Watts/Alamy
“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”