Para Jasper Doest, parte del atractivo de fotografiar la vida de Bob con su primo estaba en imágenes como estas, donde un flamenco del Caribe rosa resalta como un pulgar adolorido en una situación humana rutinaria. "No me gusta tomar imágenes en las que se burla a la naturaleza", dice. "Es muy divertido ver un flamenco en un automóvil, por supuesto, pero existe un significado más profundo en esas imágenes". Foto: Jasper Doest
Para Jasper Doest, parte del atractivo de fotografiar la vida de Bob con su primo estaba en imágenes como estas, donde un flamenco del Caribe rosa resalta como un pulgar adolorido en una situación humana rutinaria. "No me gusta tomar imágenes en las que se burla a la naturaleza", dice. "Es muy divertido ver un flamenco en un automóvil, por supuesto, pero existe un significado más profundo en esas imágenes". Foto: Jasper Doest

Volando Juntos

La ocupada vida de Bob el flamenco

El ave recuperada, que estuvo gravemente herida, ahora enseña a los residentes de Curazao sobre la importancia de la conservación.

Cuando la veterinaria Odette Doest llegó a la estación de radio local en la isla caribeña de Curazao para brindar una entrevista sobre la conservación de la vida silvestre, su compañero, Bob, sorprendió al personal. Doest les dijo que traería un flamenco, pero habían asumido que se refería a uno de plástico.

El extraño dúo se conoció en octubre, después de que Bob (a quien Doest nombró de manera espontánea cuando el locutor de radio preguntó cuál era su nombre) se estrellara contra una ventana de hotel y se desplomara cerca de la piscina. Doest, una veterinaria de animales exóticos que también se dedica a la rehabilitación de la vida silvestre, se enteró del accidente a través de Facebook y corrió al lugar. Ella se dio cuenta rápidamente de que Bob no podía ser puesto en libertad, debido a su afinidad natural por la compañía humana. Así que Bob se convirtió en parte del grupo de rescatados de Doest, que incluye guacamayos, piqueros y un carancho. Las aves viven en su jardín y porche convertido en un aviario, al lado de su oficina.

Cuando el fotógrafo de vida silvestre Jasper Doest visitó a su prima Odette, quedó tan encantado con el carisma de Bob que comenzó a documentar la ocupada vida del flamenco. Doest lleva a Bob a escuelas y medios de comunicación para educar a las personas acerca de sus parientes silvestres. La isla es el hogar de alrededor de 250 elegantes aves zancudas, pero la mayoría de los casi 160,000 habitantes del país no están familiarizados con las aves o las amenazas que enfrentan, tales como el desarrollo turístico que interfiere con la alimentación y el hábitat de nidificación o los ataques de perros sueltos. "A menudo me sorprende que mis vecinos isleños no conozcan realmente lo que hay en la naturaleza", dice Doest.

Aunque Doest hubiese preferido liberar a Bob, ella dice que la está ayudando a inculcar una ética de conservación a la próxima generación. Los niños desean saber todo sobre el ave rosa de cuatro pies de altura: de qué forma su vida es diferente de la de sus primos de vuelo libre, por qué sus plumas son de color rosa (debido a ciertos compuestos en los camarones y algas que come) y cuál es su tentempié favorito (caviar, que trata de comer directamente de la mano de Doest). Después de cada visita a una escuela, Doest le pide a un estudiante que lleve a Bob de vuelta a su automóvil. "Se los ve extremadamente orgullosos", opina sobre los nuevos miembros del creciente club de fanáticos de Bob.

Photo: Jasper Doest

Directo a la Clase 

Odette Doest llega a la escuela A.E. Goiloschool en Julianadorp con Bob y un pelícano que perdió un ala. Doest originalmente financiaba su trabajo de rehabilitación por sí sola, pero los costos en aumento relacionados con el cuidado de las aves la incitaron a crear una fundación con el fin de aceptar donaciones. Hoy en día, en una semana típica atiende a cuatro o cinco aves rescatadas.

Photo: Jasper Doest

Un Huésped Popular

Los estudiantes sabían que conocerían a una veterinaria, pero no sabían que llevaría aves vivas con ella. "Fue una gran sorpresa para ellos", dice Jasper Doest. La visita a la escuela fue uno de los momentos favoritos del fotógrafo en su visita a Curazao. Algunos de estos niños nunca habían visto un flamenco silvestre, y mucho menos de cerca, y fue divertido ver el entusiasmo de ellos frente al alto visitante rosa. "Podría haber hecho eso durante toda una semana", dice.  

Photo: Jasper Doest

Haciendo Amigos

Los flamencos y las personas tienen una relación tensa en Curazao. Los complejos turísticos invaden el hábitat de alimentación y nidificación de las aves, y los perros sueltos las atacan y lastiman, e incluso llegan a matarlas. Nuestra obsesión con las autofotos también perjudica a las aves; Doest dice que algunas personas, en su intento por conseguir una buena toma, lanzan piedras para conseguir fotografías de las aves en vuelo.

Photo: Jasper Doest

El toque humano

A Bob no le molesta que un estudiante lo lleve hasta el automóvil, ya que ha pasado la mayor parte de su vida en compañía de los humanos. Odette Doest supo que fue criado por personas como parte de una bandada privada, y luego liberado en su hábitat natural por sus propietarios el año pasado.

Photo: Jasper Doest

Hogar, dulce hogar

Bob con el hijo de Odette Doest y el loro mascota de la familia en el porche, que se ha convertido en un aviario de rescate.

Photo: Jasper Doest

Hora de un tentempié

Bob probablemente se sobresalta con su propio reflejo cuando deambula hacia la máquina expendedora (no se trata de un antojo) en su visita a una estación de televisión local. Una y otra vez durante su visita, Jasper Doest se vio encantado por el divertido contraste que generaba el larguirucho ave rosa en los entornos humanos. "Algunas de las imágenes son muy divertidas o muy extrañas", opina. 

Photo: Jasper Doest

Hecho para la televisión 

Ambos Doest desean que Bob pudiese subsistir en la naturaleza, pero los reconforta su nueva función como símbolo de conservación. Durante la visita de Jasper Doest, Bob apareció en un programa de noticias de televisión local, además de asistir a otros compromisos sociales. "Marca una diferencia para todos los flamencos que existen en las marismas", dice Doest.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”