Tips y Técnicas

Cómo tomar hermosas fotografías de colibríes

Los colibríes son excelentes objetivos para técnicas simples o de alta tecnología. Siga estos consejos profesionales para capturar estas rápidas aves en pleno vuelo y en reposo.

Hay una cosa que puedo casi prometer: las fotografías de colibríes nunca pasan de moda. Después de haber tomado más de 600.000 imágenes, todavía me siento encantado, desafiado, emocionado y, a veces, decepcionado. Aprendo algo sobre mí, mis técnicas, mi equipo, e incluso las aves, cada vez que tomo una fotografía.

Los colibríes son asombrosos para fotografiar por muchas razones. Son modelos intrínsecamente bellos que requieren iluminación adecuada y buena composición. Se encuentran en todo el continente americano y pondrán a prueba los reflejos y el tiempo de reacción de cualquier fotógrafo. Además, se prestan para muchas técnicas fotográficas diferentes: primer plano, teleobjetivo, alta velocidad, baja velocidad, video, accionadas por control remoto, incluso para fotografía por intervalos.

Suelo especializarme en fotografiar colibríes en vuelo, utilizando aparatos algo exóticos y técnicas avanzadas. Soy un naturalista e ingeniero electrónico: un nerd solucionador de problemas que ama los retos técnicos. Aunque que suelo utilizar equipos especiales, también he pasado miles de horas tomando fotografías con apenas un mínimo del equipo, gran parte de él de nivel de consumidor. Es divertido, y las imágenes pueden ser exquisitas. Inténtelo y creo que también lo notará. 

Todo se trata de la observación y la preparación

Antes de empezar a tratar de capturar imágenes de colibríes, pase mucho tiempo simplemente observándolos. Conocer su objetivo es uno de los principales recursos de un fotógrafo de aves; le prometo que hará uso productivo de su tiempo. Coloque un comedero (o diez), y siembre muchas plantas que sean del agrado de los colibríes. Puede encontrar las de su área utilizando la base de datos de plantas autóctonas de Audubon. Cree algunos posaderos agradables cerca de los comederos donde las aves se puedan detener.

Mientras las observa, preste atención a los patrones de comportamiento de las aves para ser capaz de predecir lo que podrían hacer cuando empiece a fotografiarlas. Los colibríes tienden a ser bastante rutinarios en sus hábitos, especialmente dónde se posan. Sígalos con binoculares: descubrirá sus lugares favoritos y esos sitios presentan buena luz y adecuados para una buena composición. Si no altera su rutina, puede utilizarla para su ventaja. Los colibríes son rápidos e intrépidos. Se acostumbran rápidamente a la presencia de equipos como un trípode y una cámara y los ignoran; de hecho, a menudo se posan (¡y defecan!) en ellos. 

En varios momentos de la temporada, su plumaje estará en su apogeo, y tanto los machos como las hembras se mostrarán ferozmente territoriales. En términos de números, la temporada alta es de finales de marzo a agosto, y en marzo se ven los machos en su mejor momento. Son hermosos y despreciables. Tengo fotografías de colibríes que han sido atravesados por picos de otros, (de verdad). Múltiples comederos distribuidos por lo menos a 15 pies de distancia evitarán que haya "propietarios" o "intimidadores" en los comederos. 

Este ejemplar macho de colibrí de Allen fue fotografiado con un zoom de 16-35mm con un tubo de extensión de 12mm y un disparador remoto. El ave solía utilizar la parte superior del poste del comedero como su puesto de observación, y el elemento delantero de la lente estaba a menos de 2 pulgadas de distancia. Foto: Roy Dunn

Experimente con aves posadas

La mejor forma de aprender a fotografiar colibríes es haciéndolo cuando están posados. Practique con las aves en los comederos, experimentando con la distancia de cámara a sujeto, encuadre, exposición e incluso comportamiento. Viva esa experiencia y sígalos hasta donde se posan cerca del comedero. Estas imágenes pueden ser visualmente mucho más interesantes.

Incluso si usted tiene una SLR de principiante con un lente básico, puede obtener asombrosos primeros planos de colibríes, todo lo que necesita es un control remoto inalámbrico para su cámara. He encontrado controles remotos inalámbricos chinos económicos que son increíblemente efectivos, especialmente los que usan baterías AA o AAA. Asegúrese de obtener un modelo que sea compatible con el conector remoto de su  cámara. Poco a poco (luego de unas horas) coloque su equipo cerca de un posadero agradable y utilice el control remoto para hacer disparar la cámara a cierta distancia, tal vez incluso sentado en su casa mientras bebe una cerveza.

Es increíble la rapidez con que los colibríes se acostumbran a la presencia de una cámara y un trípode. Tomó cerca de tres días instalar el trípode, luego la cámara, luego la lente para la imagen de arriba. Al final, el colibrí ignoraría completamente el sonido de la cámara que tomaba numerosas imágenes. Como se puede ver, cuando el sujeto está tan cerca la profundidad de campo es muy pequeña, por lo que lograr que salieran sus ojos nítidos conllevó muchos disparos, ya que se posa en diferentes lugares a lo largo del poste.

Obsesiónese con la iluminación

En fotografía todo se trata sobre la iluminación. Sucede lo mismo en el caso de los colibríes. Mis dos preocupaciones principales son el bienestar del sujeto y la iluminación; todo lo demás es secundario. La sombra abierta es ideal para fotografiar colibríes por dos motivos: no presenta sombras ásperas ni reflejos especulares, ni puntos brillantes de luz.

Si busca imágenes de colibríes en Google, encontrará un millón de ellas con un resaltado especular exagerado. ¿Por qué? Iridiscencia. La mayoría de las plumas de colibríes presentan características metálicas dependiendo del ángulo de la pluma y el observador. ¡No tiene nada que ver con el ángulo de la luz incidente! Cualquier cosa metálica producirá reflejos especulares si se ilumina con una fuente de luz pequeña o dura. Por lo que la luz suave es esencial para crear imágenes estéticas de colibríes, ya sea que se trata de luz solar o de un flash. No se puede hacer suficiente hincapié en esto, y paso la mayor parte de mi tiempo de preparación tratando de ver cómo crear la más alta calidad de luz que pueda.

Este ejemplar hembra de colibrí de Allen fue fotografiado bajo la luz de las primeras horas del día. El cielo estaba despejado, y el sol estaba bajo, de manera que el contraste se redujo y la luz era mucho más suave que al mediodía. Foto: Roy Dunn

Si decide utilizar un flash, encontrar una iluminación suave se vuelve aún más importante. La mayoría de las personas utiliza Speedlites de algún tipo para congelar el movimiento y/o para proporcionar luz de relleno o luz principal. Las Speedlites son pequeñas fuentes de luz, por lo que producen sombras ásperas y reflejos especulares. Suavícelas con pequeños softbox o algún otro tipo de difusor. Este simple paso hará que sus imágenes se destaquen de las demás.

Elija equipos de alta calidad

Los objetivos largos siempre ayudan, así que intente conseguir lo que su bolsillo le permita. Las lentes de longitud focal larga proporcionan un mayor aislamiento del fondo, por lo que el fotógrafo puede estar más alejado del sujeto. Esto es una gran práctica de fotografía. El autofoco rápido (AF) no es demasiado importante en el caso de las aves posadas, sin embargo, se vuelve más importante cuando pasa de tomas en reposo a tomas en vuelo. Cuanto mejor sea el rendimiento del AF, conseguirá más tomas que deseará conservar. AF es una de las pocas áreas donde las cámaras más caras producirán resultados visiblemente mejores que las más económicas. La capacidad de seguimiento de la Canon 1Dx Mk II es simplemente fenomenal. He discutido esto con el equipo técnico de Canon, y están coinciden en que los colibríes proporcionan probablemente la prueba más grande para un sistema de enfoque automático: son pequeños, rápidos, erráticos y completamente impredecibles. 

Esta imagen de un ejemplar macho del colibrí de Ana es muy difícil de perfeccionar. Presenta una combinación de luz ambiental, flash de sincronización de alta velocidad (con Profoto B1s) y una lente gran angular. El ave se encuentra en realidad a 3 pulgadas de la lente. Una toma como esta requiere de técnica y paciencia casi infinita. ¡Prepárese para frustrarse! Foto: Roy Dunn

Preste atención a la ética

Comparto la mentalidad de los verdaderamente grandiosos fotógrafos de aves, como Tom Mangelson, Melissa Groo, Melyssa St. Michael y Tin Man Lee, quienes nunca, jamás comprometerán ni causarán un impacto en sus sujetos al buscar una buena imagen. El bienestar de las aves es fundamental, y las fotografías son secundarias. He oído hablar de fotógrafos que capturan colibríes, que los sueltan en estudios con paredes blancas, en jaulas e incluso dormitorios. Estas situaciones no suelen terminar bien para el ave. Mientras que los colibríes son intrépidos, también son frágiles debido a su alto ritmo metabólico. Son susceptibles al estrés y al cansancio. Para mí, lo divertido es el reto de tomar mis fotografías de una manera que no tengan ningún impacto en las aves en lo absoluto. Ninguno. No estoy interesado en forzar o engañar a mis sujetos solo por una imagen. 

Algunos podrían argumentar que colocar comederos repercute en el comportamiento de los colibríes, sin embargo se han acostumbrado tanto a los comederos que se han adaptado para detectarlos y utilizarlos. Es importante saber que los colibríes no se vuelven dependientes de los comederos: claro que hacen que la alimentación sea un poco más fácil, pero un colibrí volará varias millas cuadradas en busca de flores con néctar e insectos, sin importar cuántos comederos haya alrededor. Me gusta mantener mi solución de azúcar en torno al 20 por ciento (1 parte de azúcar, 4 partes de agua por volumen) y el néctar de flores tiende a estar más cerca del 24-25 por ciento. Esto hace que prefieran las flores. 

Alimentar colibríes requiere responsabilidad. El agua azucarada se degenera rápidamente, promoviendo tanto el crecimiento bacteriano como las enfermedades nocivas. La limpieza es primordial, así que cambie el agua al menos una vez por semana cuando el clima sea más fresco y cada tres días cuando haga calor. Durante el verano, es raro que cualquiera de mis comederos dure más de dos días antes de que las aves lo hayan vaciado.

Fotografiar colibríes es un desafío. Comience despacio y con tomas fáciles (posado, mediante un disparo remoto) y luego vaya progresando. Entienda a sus sujetos y sus técnicas: entonces verá que sus imágenes ya se diferencian de la mayoría. Mantenga una iluminación suave, y practique, practique, practique. 

Roy Dunn ha sido fotógrafo de seres vivos durante 30 años, especializado en flash de alta velocidad y fotografía macro. Sus trabajos sobre colibríes y a alta velocidad se han exhibido a través de los Estados Unidos.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”