Plantas nativas

Para ayudar a las aves este invierno, tómese el trabajo de jardinería con calma en el otoño

Puede que un césped bien cuidado tenga una apariencia agradable, pero si está desprolijo es mejor para las aves y los insectos.

Hay cierta satisfacción en las tareas otoñales. Cuando el clima es bueno, limpiar las alcantarillas, retocar la pintura o partir leños puede sentirse menos como un trabajo manual y más como un ritual de temporada.

Pero si desea hacer que su jardín sea un acogedor refugio de invierno para las aves, algunas tareas otoñales exigen un enfoque laissez-faire. “La desprolijidad es definitivamente buena para proporcionar alimentos y refugio para las aves durante los fríos meses de invierno”, dice Tod Winston, administrador del programa Plantas para Aves de Audubon.

Deje que otros se pongan al día con los vecinos este fin de semana. Duerma hasta tarde, quédese un poco más con el café de la mañana y siga estos consejos para tener un jardín amigable para las aves del cual pueda estar orgulloso.

Guarde las semillas. Al llegar el otoño, algunos jardineros de mentalidad ordenada podrían inclinarse a recortar los tallos de las plantas perennes en el jardín. Pero las cabezas de semillas de las equináceas, las rudbeckias y otras flores silvestres autóctonas proporcionan un útil deposito de alimento para las aves. “Son casi invisibles, esas semillas, pero las aves las comen durante todo el invierno” dice Winston. Los pastos (no las cosas que siega, sino las especies autóctonas como agropiros o gramas) también constituyen un buen lugar para buscar alimento después de descomponerse. Y dejar que otras plantas muertas queden ahí pueden llenar su propiedad de aperitivos para aves ricos en proteínas en forma de larvas de insectos, tales como larvas de moscas y avispas que habitan en agallas de varas de oro.

Deje las hojas. Puede ayudar a las aves y a otras especies de la fauna silvestre (y ahorrarse algunos dolores de espalda y ampollas) omitiendo rastrillar las hojas. “Esas hojas son importantes porque su putrefacción enriquece el suelo y también proporcionan a los insectos y aves lugares para buscar alimento”, dice Winston. Si un enfoque de no intervenir para nada no funciona para su jardín, considere hace compostaje con algunas hojas y dejar el resto sin tocar. También puede rastrillarlas del césped y llevarlas a su arriate o formar un mantillo con una segadora para nutrir el césped.

Las hojas caídas no sólo están libre de fertilizantes, sino que también son una hermosa parcela de hábitat para una gran variedad de criaturas como salamandras, caracoles, gusanos y sapos. “Si cava en el jardín y encuentra unas pequeñas criaturas retorcidas de color marrón cobrizo y no sabe de qué se trata, son pupas de polilla”, dice Winston. Una capa saludable de suelo inalterado y hojas caídas significa más polillas, que en su fase de larva son una fuente importante de alimento para las aves.

Deje las plantas perennes autóctonas de pie hasta la primavera y sus cabezas de semillas proporcionarán nutrición para las aves, como el jilguero americano que pica las semillas de bergamota. Foto: Ross Frid/Alamy

Haga una pila de maleza. Además de la lluvia de hojas que caen por las sacudidas, los días borrascosos de otoño también tienden a derribar ramas de árboles. En lugar de ubicarlas lejos, puede usar las ramas caídas para hacer una pila de malezas que servirá para que las aves se refugien de las pésimas condiciones meteorológicas y los depredadores. Los gorriones americanos, los carboneros de capa negra y otras aves invernantes apreciarán la protección de estos elementos. Los conejos, las serpientes y otras especies de la fauna silvestre también se refugiarán allí. Verá que la pila se asiente y se descompone durante las temporadas venideras, formando un espacio para hacer agregados el próximo año. (Y es un gran lugar para deshacerse de su árbol de Navidad).

Omita los productos químicos. Puede ver que sus vecinos esparcen las mezclas de “hierba y alimento” en el otoño para fertilizar su césped y remueven el garranchuelo y otras plantas no deseadas. En la mayoría de los casos, sin embargo, los recortes de hierba y los mantillos de hojas caídas proporcionan abundante nutrición vegetal y el uso de fertilizantes comprados solo alienta más el crecimiento de las plantas no autóctonas. En general, las hierbas, arbustos, árboles y plantas florales autóctonas no necesitan insumos químicos. Ahorre unos dólares y mantenga su jardín saludable para los insectos y las aves.

Vaya al vivero. Aunque la pereza puede ser buena cuando se trata de crear un jardín amigable para las aves, vale la pena trabajar un poco plantando arbustos y árboles autóctonos. (Las temperaturas más bajas también hacen que el otoño sea un momento del año más cómodo para arrancar el césped y ampliar su jardín de plantas autóctonas). Los cornejos, espinos, zumaques y otros arbustos florales autóctonos producen pequeños frutos que no solo alimentan a las aves durante los meses más fríos, sino que también pueden dar un bienvenido estallido de colores cuando el invierno llega a su fin. Plantadas en el lugar correcto, las plantas perennes como cedros y abetos brindan a las aves algo para comer y un acogedor refugio. El otoño también es un buen momento para amenizar su propiedad con plantas perennes de floración tardía como asteres o salvias y para comprar flores silvestres que florecen en primavera o verano con un descuento sustancial.

Para encontrar especies que se adapten a su jardín, simplemente introduzca su código postal en la base de datos de plantas autóctonas de Audubon. Si planta árboles o arbustos este otoño, podrían no dar fruto este año, pero cuando llegue el próximo invierno, usted y las aves de su jardín estarán felices de que lo haya hecho.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”