Premios de Fotografía Audubon

Premios de Fotografía Audubon 2019: Ganadores

Prepárense para sorprenderse con una selección espectacular de fotos.

Las aves son criaturas fascinantes, algo que queda claro después de ver las imágenes de los ganadores y menciones de honor de este año, nuestro décimo concurso. Son tan bellos como resistentes, complejos y cómicos. Por algo los adoramos. 

Las fotografías que ganaron los Premios de Fotografía Audubon 2019, presentados junto a Nature’s Best Photography, son impresionantes como siempre pero algunos lectores atentos quizás noten que hay algunas imágenes más que de forma habitual. Eso es porque agregamos dos premios. La categoría Plantas para Aves está inspirada en el programa de Audubon Plantas para Aves, con el apoyo de Coleman y Susan Burke, quienes nos brindan los recursos para seleccionar y encontrar vegetación autóctona en Estados Unidos, a partir del código postal. Esta categoría presenta un nuevo desafío para los fotógrafos: No es solo cuestión de captar un momento increíble con la cámara: hay que asegurarse de captar un ave y una planta autóctona del lugar en el que se tomó la fotografía para destacar el papel importante que tienen los hábitats autóctonos en la vida de las aves. Y de acuerdo con el espíritu del director creativo de siempre de Audubon quien se retiró recientemente, Kevin Fisher, el Premio Fisher reconoce un enfoque creativo a la fotografía de aves, combinando originalidad con pericia técnica. La fotografía ganadora, seleccionada por el mismísimo Kevin entre las finalistas, supera los límites de la fotografía de aves tradicional.

Queremos agradecer también a los 2,253 participantes de los 50 estados de Estados Unidos, de Washington, D.C., y de 10 provincias y territorios canadienses. Su dedicación a apreciar, celebrar y compartir lo maravillosas que son las aves y los espacios que habitan es una fuente de inspiración constante. 

Los jueces del Premio de Fotografía Audubon 2019 

Steve Freligh, editor, Nature’s Best Photography 

Melissa Groo, fotógrafa de vida silvestre y ganadora del Gran Premio en el concurso de 2015

Kenn Kaufman, experto en aves y editor de campo de la revista Audubon

Sabine Meyer, directora de Fotografía, National Audubon Society

Allen Murabayashi, presidente y cofundador, PhotoShelter

John Rowden, director de Conservación Comunitaria, National Audubon Society

Criterios de selección: calidad técnica, originalidad, mérito artístico.

Ganadora del Gran Premio: Kathrin Swoboda

Categoría: Aficionado
Especie: Tordo Sargento
Ubicación: Huntley Meadows Park, Alexandria, Virginia
Cámara: Nikon D500 con lente Nikon 200-500mm f/5.6E ED VR; 1/800 seg. de f/6.3; ISO 2500

La historia detrás de la toma: Visito este parque cerca de mi casa para fotografiar tordos durante las mañanas frías, en general con la intención de captar los “anillos de humo” que forman con su respiración al cantar. En esta oportunidad, llegué temprano un día helado y escuché el llamado de los tordos por la alameda. Esta ave en particular es muy ruidosa y canta fuerte y alto. Intenté captarla contra el fondo oscuro del bosque, apuntando al este mientras amanecía por encima de los árboles, iluminando de fondo el vapor.

Costumbres del ave: El Tordo Sargento es una de las aves más comunes y llamativas de América del Norte. A comienzos de la primavera, los machos se posan en humedales, estanques, campos húmedos y cunetas de rutas, ensanchando sus hombros rojos e interpretando canciones fascinantes para reclamar los territorios de reproducción.

 

Ganadora de la categoría Aficionado: Mariam Kamal

Especie: Jacobino Cuello Blanco
Ubicación: Dave & Dave’s Nature Park, Sarapiqui, Costa Rica
Cámara: Nikon D3300 con lente Tamron SP AF 150-600mm f/5-6.3 Di VC USD; 1/250 seg. de f/6.3; ISO 200

La historia detrás de la toma: En mi quinto viaje a Costa Rica, en mis puntos de avistaje favoritos solo vi unos pocos ejemplares. Así que conduje durante seis horas para llegar a un sitio de reforestación, y finalmente valió la pena. Durante una hora, fotografié una tropa valiente de Jacobinos Cuello Blanco que se alimentaban del néctar de heliconias que se sacudían con un viento furioso. Apenas podía respirar cuando tomaba la foto, ¡yo también luchaba para mantenerme en pie!

Costumbres del ave: De las más de 350 especies de colibríes, la mayoría tienen una zona de distribución geográfica pequeña. El Jacobino Cuello Blanco rompe con la costumbre, con una zona de distribución que se extiende del sur de México al sur de Brasil. Su éxito reside en su capacidad de adaptación, ya que habita en una gran variedad de bosques tropicales y en hábitats periféricos.

 

Ganador de la categoría Joven: Sebastian Velasquez

Frailecillo Corniculado (cautivo). Foto: Sebastian Velasquez/Audubon Photography Awards

Especie: Frailecillo Corniculado
Ubicación: Alaska SeaLife Center (acreditador por la Asociación de Zoológicos y Acuarios), Seward, Alaska
Cámara: Canon EOS Rebel t7i con lente Tamron SP 150-600mm f/5-6.3; 1/800 seg. de f/11; ISO 1600

La historia detrás de la toma: Viajando por Alaska, veía de lejos Frailecillos Corniculados y Coletudos y siempre tuve la intención de acercarme. Mi oportunidad llegó en el SeaLife Center. Entre el caos de aves autóctonas que nadaban, cazaban y me volaban al ras, esperé durante horas para lograr la toma perfecta. Finalmente encontré a este frailecillo, calmo y en soledad, acicalándose las plumas, y pude verlo en un momento “privado”.

Costumbres del ave: A diferencia de los Frailecillos Atlántico y Coletudo, el Frailecillo Corniculado normalmente pone su único huevo en alguna grieta profunda entre rocas. Este tipo de sitios de nidificación dificultan el acceso para su estudio, así que los hábitos de estas especies del Pacífico Norte no son tan conocidos como los de sus parientes.

 

Ganadora de la categoría Profesional: Elizabeth Boehm

Especie: Urogallo de las Artemisas
Ubicación: Pinedale, Wyoming
Cámara: Canon EOS 6D con lente Canon 500mm EF f/4 L IS USM; 1/1500 seg. de f/5.6; ISO 800

La historia detrás de la toma: Pasé varias mañanas frías tomando fotografías de los hábitos de cortejo de los Urogallos de las Artemisas desde una ventana en el perímetro del lek o “arena de cortejo”. Además del pavoneo, observé cómo los machos se enfrentaban en señal de dominación. Los dos contrincantes se sientan uno al lado del otro hasta que, a partir de algún indicio invisible, comienzan a asestarse golpes con las alas. Esta fotografía, capturada desde un montículo de nieve acumulada, muestra su potencia cuando se enfrentan para aparearse.

Costumbres del ave: En la arena de cortejo, o lek, del Urogallo de las Artemisas el riesgo es alto. Varios machos pueden mostrarse pero la mayoría de las hembras que llegan se aparearán con uno de los pocos machos dominantes en el centro del lek. Como resultado, los genes que pasen a la próxima generación posiblemente serán los de los machos más fuertes.

 

Ganador de la categoría Plantas para Aves: Michael Schulte

Especie: Turpial Enmascarado
Ubicación: San Diego, California
Cámara: Canon 7D Mark II con lente Tamron SP 150-600mm f/5-6.3 Di VC; 1/800 seg. de f/6.3; ISO 1600

La historia detrás de la toma: Poco después de mudarme a San Diego el año pasado, noté una pareja de oropéndolas que visitaba la Washingtonia de California de mi jardín. Cuando vi que la hembra recogía fibras de la palmera para armar su nido, tomé la cámara. Me encanta esta toma; muestra la relación entre dos especies autóctonas e ilustra la belleza natural que se puede apreciar incluso en una ciudad. Y las hojas resplandecientes de la palmera detrás de la hembra le dan un sentido mágico a sus esfuerzos diligentes.

Costumbres del ave: Las oropéndolas construyen nidos colgantes, tejiendo fibras vegetales hasta lograr una estructura liviana pero resistente. Al vivir en climas subtropicales, las fibras duras de las hojas de palmera son el material de construcción perfecto para el Turpial Enmascarado. Por lo general asegura su nido debajo de una hoja de Washingtonia de California; antiguamente a esta ave se la conocía como “Turpial de la Palmera”.

 

Ganadora del Premio Fisher: Ly Dang

Albatros de Ceja Negra. Foto: Ly Dang/Audubon Photography Awards

Especie: Albatros de Ceja Negra
Ubicación: Saunders Island (Isla Trinidad), Falkland Islands (Islas Malvinas)
Cámara: Nikon D850 con lente Nikon 70-200mm f/2.8E FL ED AF-S VR; 1/4000 seg. de f/8.0; ISO 400

La historia detrás de la toma: En una ladera pronunciada y ventosa de Saunders Island (Isla Trinidad), varias colonias en reproducción de Albatros de Ceja Negra cuidaban a sus crías y graznaban a los vecinos para que respetaran su territorio. Mientras veía a las aves realizar sus actividades diarias, comencé a notar la belleza sencilla y elegante de los ojos de las aves adultas. Luego de intentar varias posiciones para tener una visión clara y un buen ángulo de luz, tomé la fotografía.

Costumbres del ave: Al pasar la mayor parte de sus vidas en los océanos del sur, los Albatros de Ceja Negra son los reyes del aire: se elevan y planean sin esfuerzo con un par de alas increíblemente largas. En las Falkland Islands (Islas Malvinas), comparten colonias de nidificación con los pingüinos, sin la capacidad de vuelo de los albatros pero extremadamente adaptados a vivir junto al mar.

 

Mención de honor de la categoría Aficionado: Melissa Rowell

Especie: Garza Ceniza
Ubicación: Humedales Wakodahatchee, Delray Beach, Florida
Cámara: Nikon D500 con lente Nikon 200-500mm f/5.6 ED VR; 1/1250 seg. de f/5.6; ISO 640

La historia detrás de la toma: Se acercaba una tormenta, allá en el horizonte, cuando llegué a uno de mis humedales favoritos. Estas garzas me llamaron la atención de inmediato: El macho, con la clara intención de atraer a la hembra, se estiraba para mostrarse. Me gusta mucho su ritual de apareamiento, así que decidí pasar un tiempo con ellos. Cuando comenzaron los duelos de picos entre los dos, me fascinaron sus expresiones intensas. La escena parecía cada vez más dramática con el estruendo de fondo de los truenos y un viento cada vez más fuerte, que acentuaba sus plumas largas.

Costumbres del ave: Con un cuello musculoso y el pico como una lanza, la Garza Ceniza puede lanzarse a toda velocidad para cazar a su presa marina. Los adultos además emplean movimientos punzantes rápidos como parte de su ritual de cortejo; parecerían movimientos peligrosos pero se deben a la intensidad de la temporada de apareamiento.

 

Mención de honor de la categoría Profesional: Kevin Ebi

Especie: Águila Calva
Ubicación: San Juan Island National Historical Park, Friday Harbor, Washington
Cámara: Canon EOS-1D X Mark II con lente Canon EF 600mm f/4 IS; 1/320 seg. de f/11; ISO 1600

La historia detrás de la toma: Había estado todo el día fotografiando zorros y haciendo panorámicas de este pequeño que corría con su presa cuando un llamado inconfundible me obligó a levantar la mirada. Y de repente supe que esa águila venía en busca del conejo del zorro. Esperaba tener un segundo para captar el robo en una imagen explosiva pero, en vez de eso, el águila atrapó al zorro y al conejo, levantándolos 20 pies del suelo. Ocho segundos después, soltó al zorro, que parecía sano y salvo, y se alejó con su presa robada.

Costumbres del ave: Las Águilas Calvas se alimentan, básicamente, de lo que quieren. Su afición por alimentarse de carroña no es muy fastuosa pero son grandes depredadoras y piratas. Capturan varios tipos distintos de peces, mamíferos y aves, y no dudan en robarse la presa de otros animales.

 

Mención de honor de la categoría Plantas para Aves: Joseph Przybyla

Especie: Calamoncillo Americano
Ubicación: Circle B Bar Reserve, Lakeland, Florida
Cámara: Nikon D500 con lente Nikon 80-400mm f/4.5-5.6 VRII AF-S ED; 1/1000 seg. de f/5.6; ISO 1800

La historia detrás de la toma: El Calamoncillo Americano, generalmente esquivo, sale a la luz cuando florecen los platanillos, y se trepa a la planta para alimentarse de sus flores. Encontré este intentando llegar a una de estas plantas a media mañana, un día nublado, comiendo lo que encontraba a su paso. Coloqué mi monópode y mi cámara, observé y esperé. Cuando llegó al arbusto, fui sacando fotos mientras se movía entre los tallos, moviéndome rápido de lado a lado y hacia arriba y abajo para encontrar el mejor ángulo. Finalmente tomé esta foto del ave comiendo.

Costumbres del ave: El Calamoncillo Americano parece combinar las mejores características de sus parientes rálidos. Como un verdadero rálido, se escabulle por humedales densos; al igual que las gallaretas, nada y se sumerge en forma experta en aguas abiertas. Cuando el hambre llama, utiliza sus llamativas patas amarillas para trepar aún más alto, incluso a árboles.

 

Mención de honor de la categoría Juvenil: Garrett Sheets

Especie: Tordo Arrocero
Ubicación: Dunn Ranch Prairie, Municipio de Lincoln, Missouri
Cámara: Canon EOS 60D con lente Tamron SP 150-600mm f/5-6.3; 1/1250 seg. de f/6.3; ISO 400

La historia detrás de la toma: Al atardecer, Dunn Ranch Prairie se transforma en un campo de pastizales dorados, un lugar perfecto para este macho que se posa solo un momento para curiosear mi cámara. Replican el tono robótico de su canto docenas de Tordos Arroceros que pasan por encima nuestro. Tomar la fotografía me emocionaba mucho (casi demasiado) pero logré sacar bastantes antes de que se fuera volando por los pastizales.

Costumbres del ave: La mayoría de las aves cantoras que nidifican en pastizales de Estados Unidos y Canadá son migrantes de distancias cortas. El Tordo Arrocero es una excepción increíble, ya que parte de América del Norte en otoño y pasa el invierno al sur del Ecuador, en América del Sur. Los Tordos Arroceros mudan la piel antes de migrar, y el macho cambia su plumaje llamativo de verano por un tono marrón más sutil.

Estas fotografías ganadoras se publicaron en la edición de verano de 2019. Para recibir la revista impresa, hágase miembro hoy mismo realizando una donación.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”