Apoyo

Reserva Nacional de Petróleo de Alaska

Un área con numerosos hábitats y una herencia natural de gran valor

Barnacla carinegra. Foto: Nathan Graff/U.S. Fish & Wildlife.

Reserva Nacional de Petróleo de Alaska

Un área con numerosos hábitats y una herencia natural de gran valor

Establecida originalmente en 1923 por el presidente Warren Harding como una fuente de petróleo para la Armada de los  Estados Unidos, la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska (NPRA, por sus siglas en inglés, o “La Reserva”), con una superficie de 23,5 millones de acres, es el área de tierra pública más grande del país. En 1976, el Congreso transfirió las facultades administrativas al Departamento del Interior y exigió el “máximo nivel de protección” para los peces, la vida silvestre y los hábitats durante la exploración petrolera dentro de la reserva. En 1980, el Congreso autorizó a arrendar la explotación y el desarrollo, pero exigió nuevamente que el secretario del Departamento del Interior minimizara las consecuencias ecológicas negativas dentro del área.  

La reserva contiene un excelente nivel de recursos naturales y valor científico, incluidas dos manadas de caribú, numerosas aves de rapiña, millones de aves migratorias, cientos de miles de gansos que mudan sus plumas, grandes concentraciones de belugas y otros mamíferos marinos, vastos paisajes silvestres, ríos salvajes y sitios de gran riqueza geológica, científica, arqueológica y paleontológica.

El lago Teshekpuk

El lago Teshekpuk, en el norte de Alaska, es un humedal único, con gran riqueza animal, que es el hogar de una gran variedad de aves costeras migratorias, aves acuáticas y especies de vida silvestre. El área del Teshekpuk incluye uno de los sistemas de humedales más importantes de la Alaska circumpolar. En consecuencia, la zona de los alrededores del lago Teshekpuk no se ha visto afectada por el desarrollo de la industria de gas y petróleo por más de 40 años. Distintos secretarios del Departamento del Interior, desde Cecil Andrus durante el gobierno de Carter hasta Bruce Babbitt durante el de Clinton, han reconocido la necesidad de equilibrar el desarrollo y la conservación de la reserva, y han prohibido arrendar tierras para la explotación de gas y petróleo en este hábitat de máxima importancia.

Esta área remota posee lagos de poca profundidad que ofrecen una gran calidad de follaje y refugio para que los gansos no voladores puedan escapar de los depredadores. No es accidental que cientos de miles de gansos se reúnan anualmente cerca del lago Teshekpuk: 35.000 de ánsares caretos y 37.000 barnaclas mudan sus plumas aquí, junto a miles de barnaclas canadienses y ánsares nivales. Esta área también es la zona principal de nacimiento de la manada de caribú de 60.000 ejemplares del lago Teshekpuk, que regresa todos los años en mayo y junio. La manada es un recurso de subsistencia clave para los pueblos originarios de Alaska que viven en la pendiente norte.

Audubon interviene para proteger el lago Teshekpuk

En 2006, el gobierno de Bush intentó abrir el área al desarrollo de la industria de gas y petróleo, algo que hubiera destruido este frágil ecosistema. Ese intento fue detenido por una campaña coordinada entre defensores de la conservación y personas del mundo del deporte, que además contó con una denuncia judicial presentada por Audubon y otros grupos.

Ese mismo año, la Oficina de Administración de Tierras revirtió su historial de protección para el área de Teshekpuk y autorizó el arrendamiento para el desarrollo del petróleo y el gas. Esta decisión hizo caso omiso a más de 200.000 comentarios públicos, opiniones de biólogos expertos y administradores de zonas de vida silvestre, objeciones de muchos pueblos originarios de la pendiente norte de Alaska y a la sabiduría de cuatro presidentes de los Estados Unidos.  Solo un fallo de último momento de un tribunal federal de apelaciones, que fue el resultado de una demanda presentada por Audubon y otros grupos de conservación, logró frenar el arrendamiento en septiembre de 2006, días antes de la fecha prevista. El tribunal concluyó que la BLM no había considerado el impacto ambiental acumulado del desarrollo en el lago Teshekpuk. En mayo de 2008, la Oficina de Administración de Tierras cedió y publicó una declaración de impacto ambiental (DIA) revisada que aplazó el arrendamiento petrolero en la zona 10 años.

En diciembre de 2012, la BLM publicó su primer plan exhaustivo de administración para la reserva. Este plan protege a casi todos los lugares recomendados por Audubon, lo que incluye una expansión sustancial del Área Especial del Lago Teshekpuk. De esta manera, la mayoría del área quedaría fuera del alcance de las perforaciones y la explotación petrolera. En general, el plan protege a la mitad de la reserva de 23,5 millones de acres, lo cual simultáneamente permite que se acceda a la mayor parte del petróleo de la zona y que se desarrolle dicha industria.

Hoy en día, Audubon continúa con su trabajo para proteger esta área salvaje única de humedales en favor de las aves y de la vida silvestre que dependen del área, colaborando con científicos, usuarios de subsistencia, administradores de tierras y otros actores para encontrar un enfoque equilibrado para el desarrollo de la industria del gas y del petróleo en el Ártico.

Recursos para descargar:

 
×