Chile

Desde los Andes hasta el mar.

Con sus 6.435 km de costa, Chile recibe cientos de miles de aves playeras migratorias procedentes de las regiones neárticas y neotropicales. Unas 30 especies de estas aves llegan al país cada año después de completar viajes de hasta 10.000 kilómetros.

El largo y accidentado litoral chileno presenta una gran variedad de humedales, estuarios, lagunas costeras y marismas. Estos ecosistemas altamente productivos proporcionan refugio y alimento a las aves residentes y migratorias. Por ejemplo, aproximadamente 25.000 Zarapitos de pico recto y un número similar de Playeros rojos pasan su temporada no reproductiva en las salinas del archipiélago de Chiloé y a lo largo de la costa norte de la Isla Grande de Tierra del Fuego.

Como en muchas partes de América, las aves que pasan el tiempo en Chile están amenazadas por factores como la pérdida de hábitat, la introducción de especies exóticas invasoras y los efectos del cambio climático, entre otros. Afortunadamente, en los últimos años Chile ha dado prioridad a la conservación de los humedales en la agenda nacional, abriendo así oportunidades para ampliar la conservación de las aves playeras.

Audubon lleva más de 15 años trabajado en Chile en la protección las aves playeras migratorias y sus hábitats. Una de nuestras primeras prioridades fue el Archipiélago de Chiloé, donde hemos trabajado con nuestro socio, el Centro de Estudio y Conservación del Patrimonio Natural (CECPAN), en un enfoque integrado para la conservación de la vida silvestre. En los últimos años hemos ampliado nuestras alianzas con otras ONG locales y regionales, así como a organismos del sector público, como el Ministerio de Medio Ambiente de Chile.

Dónde trabajamos en Chile

Intervención directa

  • Archipiélago de Chiloé, Región de Los Lagos
  • IBA Humedal-Marisma Rocuant Andalién, y las comunas de Concepción, Talcahuano, Penco y Hualpén, Región del Biobío

Intervención indirecta

  • Desembocadura del río Elqui, Región de Coquimbo
  • ​Humedal de Mantagua, Región de Valparaíso
  • Humedal de Cahuil, Región de O'Higgins
  • Humedal Rocuant Andalién, Región del Biobío
  • Humedal de Queule, Región de La Araucanía

Así trabajamos en Chile

Resiliencia costera

Los humedales se encuentran entre los ecosistemas más productivos del planeta. Proporcionan un refugio para la biodiversidad e importantes servicios ecosistémicos, como la protección contra las inundaciones, las mareas, la erosión del suelo y los fenómenos climáticos extremos. Capturan el carbono, ofrecen oportunidades de recreación y turismo, y proporcionan un hábitat para las especies que se cosechan comercialmente.

 

La costa de Chile forma parte del Sistema de la Corriente de Humboldt, uno de los ecosistemas marinos más productivos del planeta. Pero la costa y los humedales de Chile -y los beneficios que proporcionan a las aves y a las comunidades- están amenazados por el cambio de uso del suelo, la degradación y la contaminación. Los proyectos de Audubon Américas en Chile tienen como objetivo mejorar la conservación de las aves playeras y empoderar a las comunidades locales a través de soluciones basadas en la naturaleza, que incluyen la planificación de acciones de conservación, programas de administración costera y la restauración de humedales costeros.

 

Audubon Américas pretende mejorar la resiliencia costera mediante la incorporación de soluciones basadas en la naturaleza en las agendas nacionales y el fortalecimiento de la participación de la comunidad para apoyar la conservación de las aves playeras migratorias y sus hábitats críticos. Entre nuestros sitios prioritarios está el Humedal-Marisma Rocuant Andalién, un Área Importante para las Aves (IBA) que está en peligro por la actividad humana. Audubon y nuestro socio, el Comité Nacional Pro Defensa de la Flora y Fauna (CODEFF), están liderando una iniciativa para mitigar las amenazas a este importante humedal. Mediante el fomento de oportunidades de medios de vida sostenibles y la aplicación de un innovador plan de acción para la conservación, estamos uniendo fuerzas para acabar eliminando este humedal costero de la lista de sitios en peligro de Chile.

 

Estamos trabajando con el gobierno para aportar nuevas políticas y recursos para la conservación y gestión de los humedales en las costas de Chile. En particular, estamos apoyando el Plan Nacional de Protección de Humedales de Chile, una oportunidad clave para conservar los humedales y sus beneficios para las comunidades locales.

 

  • Manglares - 1.1 Mt. CO2/ha Reduce la altura de las olas en un 66%, mitiga la erosión y el riesgo de inundación, y sirven como criaderos para los peces.
  • Algas marinas - 6.7 Mt. CO2/ha Genera anualmente 30.000 peces adicionales por hectárea.
  • Humedales costeros, marismas incluidas - 7.6 Mt CO2/ha Generan peces, proveen una barrera natural contra las tormentas, pueden tratar aguas residuales.

 

 

Áreas protegidas

En Chile, sólo una pequeña parte de los hábitats importantes para las aves goza de protección oficial. Como signatario del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Chile ha adoptado el objetivo 30x30 (compromiso de proteger el 30% de los ecosistemas terrestres y marinos para 2030) y ha elaborado un Plan Nacional de Protección de Humedales, que pretende detener el deterioro de los mismos y preservar su biodiversidad. Además, el Ministerio de Medio Ambiente lidera el proyecto de Humedales Costeros del GEF, que busca mejorar el estado ecológico y de conservación de los ecosistemas costeros del centro-sur de Chile. Con estas y otras acciones, el Gobierno chileno ha demostrado su compromiso con la protección de los humedales costeros que son hábitats clave para cientos de miles de aves residentes y migratorias cada año.

 

A través de su innovador proyecto Conserva Aves, Audubon apoyará a Chile en sus esfuerzos por alcanzar su objetivo 30 x30 y proteger hábitats críticos para la supervivencia de las poblaciones de aves costeras. También seguirá respaldando a su socio CECPAN en la promoción de las reservas municipales y las herramientas complementarias para proteger los lugares de alimentación y descanso de la Aguja colipinta en el archipiélago de Chiloé.
 

Con el apoyo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y la Fundación David y Lucile Packard, Audubon ayudó a asegurar la conservación a largo plazo de algunos de estos importantes sitios para las aves playeras y acuáticas a través de la compra de terrenos clave en Pullao, Curaco de Vélez y Huildad. Y acordamos con nuestro socio CECPAN realizar un seguimiento anual para garantizar el estado de conservación y reducir las amenazas.

 

Movimiento por las aves

Estrategia Nacional para la Conservación de las Aves

En Chile, las aves y otras especies silvestres están amenazadas por los cambios en el uso del suelo, las actividades recreativas destructivas y por los efectos del cambio climático, entre muchos otros factores. Las alteraciones de los hábitats de las aves suelen afectar gravemente a las poblaciones, reduciendo la viabilidad a largo plazo de las especies y poniendo en riesgo el delicado equilibrio de los ecosistemas naturales.

 

Aunque sólo una pequeña fracción de los hábitats de aves importantes en Chile goza actualmente de protección oficial, el Gobierno chileno ha demostrado su compromiso con la protección de los humedales costeros que acogen a cientos de miles de aves residentes y migratorias cada año.
 

La Estrategia Nacional de Conservación de Aves de Chile es una herramienta importante para hacer frente a estas amenazas. Desarrollada por el Ministerio de Medio Ambiente de Chile y apoyada por Audubon, esta iniciativa multisectorial sirve de marco para trazar políticas y definir acciones que protejan a las aves y los lugares donde viven, así como a los valiosos servicios ecosistémicos que proporcionan.

 

Cuando se firme como Resolución Exenta del Ministerio de Medio Ambiente, proporcionará un estatus legal y el impulso para la implementación de la estrategia y su comité para tomar formalmente acciones para la conservación de las aves nacionales.

 

Nuestros esfuerzos también incluyen el compromiso de la comunidad para aumentar el apoyo a la conservación de las aves playeras migratorias y sus hábitats críticos. Estamos trabajando para difundir que, además de su valor intrínseco, las aves son grandes indicadores de la salud de los ecosistemas, la eficiencia de la captura de carbono y el éxito de las medidas de restauración de los ecosistemas.

 

Audubon también apoya el Plan Nacional de Protección de Humedales de Chile, una oportunidad clave para conservar estos ecosistemas que tantos beneficios aportan a las personas y la naturaleza.
 

Aviturismo

Hoy en día sabemos que la conservación puede aportar importantes beneficios económicos, especialmente a las comunidades locales cercanas a los lugares de interés por su biodiversidad. Por ejemplo, la observación de aves y el turismo basado en las aves están creciendo en Chile, con un número cada vez mayor de personas que buscan acercarse a la naturaleza a través de ellas.

 

Audubon está aprovechando su amplia experiencia en turismo ornitológico en América Latina y el Caribe para apoyar a los chilenos en el desarrollo esta actividad como medio de vida sostenible para individuos y comunidades. Fortaleciendo las capacidades de los operadores turísticos y de las empresas dedicadas a la observación de aves, podemos proteger la biodiversidad y contribuir al mismo tiempo al desarrollo económico del país.

Aves priorizadas en Chile

Noticias de las Américas



Manténgase al día

Nuestro boletín informativo por correo electrónico brinda información sobre los últimos programas e iniciativas