Emperor Penguin. Foto: Myeongho Seo/Shutterstock

Audubon for Kids

¡No rompas la cadena alimenticia!

Visite la Antártida sin salir de casa creando una cadena alimenticia con un ave marina icónica: el Pingüino Emperador.

Una gran parte de la rutina diaria de cualquier animal es conseguir lo suficiente de comer, y las aves marinas no son una excepción. En la playa, se pueden ver gaviotas y charranes empujándose entre sí por comida a lo largo de la orilla y ocasionalmente arrebatando los bocadillos de la gente. Los Pingüinos de Magallanes encuentran el almuerzo cada día dirigiéndose a la costa de Sudamérica para ir a pescar. Los Frailecillos Atlánticos también consumen pescado, como el arenque, que a su vez consume plancton, que, al igual que las plantas de un parque o un jardín, tiene la capacidad de crear energía a partir de la luz solar.

Hablando de las cadenas alimenticias con su hijo es una gran manera de explorar la relación entre los diferentes animales en un ambiente particular. Toda la vida en nuestro planeta obtiene energía del sol, así que cada cadena alimenticia comienza con la luz del sol. Los organismos llamados "productores", como el plancton, el pasto y las algas, transforman la luz solar en una fuente de alimento. Esa comida puede sostener a los productores, pero también atrae a los animales hambrientos, conocidos como "consumidores", y esos animales, a su vez, pueden ser presa de otros más grandes.

Para esta actividad, creará una cadena alimenticia de la Antártida, empezando por el sol y pasando por varios eslabones de los consumidores. Después, puedes intentar construir cadenas en otros ecosistemas y hablar de cómo, en la naturaleza, una sola cadena es parte de una red más grande que soporta toda la vida.

Materiales:

  • Hojas de papel
  • Lápiz
  • Tijeras 
  • Cinta adhesiva
  • Marcadores o lápices de color

Instrucciones de la actividad:

  1. Corta cuatro hojas de papel por la mitad a lo largo. Tendrás ocho tiras largas en total.
     
  2. Etiqueta cada tira con una de las siguientes: Sol, Algas, Kril, Pez, Calamar, Pingüino Emperador, Foca Leopardo, Orca. Anime a su hijo a que busque fotos de estos en un libro o en línea y a que dibuje una foto de cada uno en la tira correspondiente usando lápices de color o marcadores.
     
  3. Encuentra la tira solar y pega los extremos con cinta adhesiva para crear un lazo, el primer eslabón de tu cadena alimenticia.
     
  4. Pregúntele a su hijo qué organismo tiene la capacidad de convertir el sol en alimento. Explíquele que ciertos organismos como las plantas y, en este caso, las algas, pueden crear alimentos a partir de la luz solar. (Su niño podría haber visto algas creciendo dentro de una pecera o en un estanque.) Deslice un extremo de la tira de algas a través del lazo solar y pegue los extremos con cinta adhesiva, creando un eslabón en una cadena.
     
  5. Siguiente, pregúntele a su hijo: ¿Qué organismo come algas? La respuesta correcta es el kril, un pequeño animal parecido al camarón. Pasa la tira de kril por la de algas y pega los extremos para formar un nuevo eslabón.
     
  6. Continúa formando eslabones en la cadena, hablando de qué organismo se come a los otros a medida que avanzas. Su hijo podría tener preguntas, y deje mucho espacio para discutirlas. Cuando terminen, la cadena completa debería estar en este orden: Sol -> Algas -> Kril -> Peces -> Calamares -> Pingüino Emperador -> Foca Leopardo -> Orca.
     
  7. Ahora que todo está conectado, pregúntele a su hijo qué podría pasar si pierde un anillo en la cadena. La cadena puede ayudarte a hablar de cómo el daño a una parte de un ecosistema podría tener efectos dominó para otras. Por eso es importante proteger a los peces si queremos proteger a las aves marinas como los pingüinos.
     
  8. Cuando termines, puedes intentar el ejercicio de nuevo con una cadena alimenticia diferente para las aves marinas, como:

    Sol -> Plancton -> Peces -> Calamares -> Albatros

    Sol -> Plancton -> Erizo de mar -> Cangrejo -> Gaviota

    Su hijo también puede hacer una cadena alimenticia basada en los animales de su zona, o incluso colocarse en una cadena alimenticia con sus propios alimentos favoritos!
     

  9. También puedes hablar de cómo cada cadena es parte de una red alimentaria más grande. Con tu cadena del Pingüino Emperador, por ejemplo, puedes crear un bucle o dos adicionales para conexiones adicionales como el pingüino de adelia, que también consume calamares y puede ser presa de las focas leopardo.
     
  10. Bono: Si su hijo está especialmente interesado en las cadenas alimenticias, puede hablar con ellos sobre otro eslabón de la gran red alimenticia: los “descomponedores.” Estos organismos, como los hongos o los gusanos marinos, ayudan a descomponer los residuos y los restos de plantas o animales en nutrientes que los productores, como el plancton y las algas, utilizan para crear alimentos. Cuando se añade un descomponedor a ambos extremos de la cadena alimenticia, se forma un gran bucle, y se puede ver cómo la cadena alimenticia está apoyando realmente un círculo de vida.
“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”