Foto: Brian E. Small/Vireo

Chipe de Townsend

Setophaga townsendi

El bosque de coníferas del noroeste del Pacífico es la casa de verano del chipe de Townsend. Allí los machos marcados de forma notoria cantan desde lo alto de las píceas y los abetos. Sus canciones bulliciosas son muy variables y algunas son similares a las del chipe de garganta negra, un pariente oriental. La mayoría de los chipes de Townsend van a México o América Central para pasar el invierno, pero unos pocos permanecen a lo largo de la costa norte de Oregón, Washington, e incluso la isla de Vancouver.
Estado de conservación Aún frecuente y expandido.
Familia Parúlidos
Hábitat Coníferas altas y bosques de abeto fresco. Durante el invierno también habitan robles, madroños y laureles. Se reproduce en lo alto de los bosques densos de coníferas al noroeste del Pacífico, tanto en el cinturón costero húmedo como en las montañas. Durante el invierno en los trópicos, se encuentran principalmente en los bosques de montaña de pinos, robles y alisos. A lo largo de la costa de California, pasan el invierno en bosques de roble y coníferas. Los que migran aparecen en los bosques de coníferas de montaña y en los árboles a orillas de arroyos en tierras bajas.
El bosque de coníferas del noroeste del Pacífico es la casa de verano del chipe de Townsend. Allí los machos marcados de forma notoria cantan desde lo alto de las píceas y los abetos. Sus canciones bulliciosas son muy variables y algunas son similares a las del chipe de garganta negra, un pariente oriental. La mayoría de los chipes de Townsend van a México o América Central para pasar el invierno, pero unos pocos permanecen a lo largo de la costa norte de Oregón, Washington, e incluso la isla de Vancouver.
Galería de fotos
Comportamiento alimentario

Forrajea sobre todo en las partes más altas de los árboles. Explora de forma activa entre las ramas en busca de insectos. Suele cernerse brevemente para tomar alimento del follaje. A menudo vuela para atrapar insectos voladores. Excepto en temporada de nidificación, generalmente se alimenta en bandadas mixtas con otros chipes y otras aves pequeñas.


Huevos

Por lo menos 3, es común que tengan 4 o 5. Son de color blanco con manchas marrones. Se desconocen los detalles de incubación. Puede que tanto el macho como la hembra se encarguen de la incubación, que se estima que dura alrededor de 12 días.


Cría

Es posible que ambos padres alimenten a las crías. Las crías abandonan el nido entre 8 y 10 días después de la eclosión.

Dieta

principalmente insectos. Durante la nidificación come principalmente insectos, como las orugas, chinches, escarabajos, saltamontes y muchos otros. También se alimenta de algunas arañas, semillas y agallas de plantas. En áreas invernales tropicales también se alimenta de algunas bayas y néctar.


Nidificación

Los machos llegan al área de reproducción a finales de mayo y marcan su territorio a través del canto. Ponen los primeros huevos a finales de junio. Nido: Lo colocan directamente en la parte superior de la rama, por lo general, hacia los extremos de las ramas horizontales de coníferas, a una altura de entre 2,1 y 18,3 metros del suelo. Es probable que ambos construyan el nido, el cual tiene forma de copa grande de poca profundidad y está hecho de tallos de hierba, musgo, corteza de cedro y ramas de abeto, cubierto de musgo, plumas y pelo.

Migración

La migración se extiende durante un largo período, tanto en primavera como en otoño. En el suroeste, los migrantes aparecen en todas las elevaciones, pero son más comunes en las montañas.

Descargue la aplicación de nuestra Guía de Aves

Migración

La migración se extiende durante un largo período, tanto en primavera como en otoño. En el suroeste, los migrantes aparecen en todas las elevaciones, pero son más comunes en las montañas.

  • Todas las estaciones - Común
  • Todas las estaciones - Poco común
  • Reproducción - Común
  • Reproducción - Poco común
  • Invierno - Común
  • Invierno - Poco común
  • Migración - Común
  • Migración - Poco común

Cómo afectará el cambio climático la zona de distribución de Chipe de Townsend

Los científicos de Audubon han utilizado 140 millones de observaciones de aves y modelos climáticos sofisticados para proyectar cómo el cambio climático afectará la zona de distribución de esta ave en el futuro.

Acércate para ver cómo la zona de distribución actual de esta especie cambiará, se expandirá y se contraerá con el aumento de las temperaturas globales.

Amenazas climáticas que enfrenta Chipe de Townsend

Elija una situación a continuación para ver qué amenazas afectarán a esta especie a medida que las temperaturas aumenten. Las mismas amenazas provocadas por el cambio climático que ponen en riesgo a las aves también afectarán a otras personas y a la vida silvestre.

Explore otras aves similares