Imagen aérea de la zona sur de Green Bay en 2013 que muestra los primeros avances de la reconstrucción de la cadena de Cat Island. Foto: U.S. Army Corps of Engineers

Acerca de la revista Audubon

Cambios dramáticos en los niveles de agua de los Grandes Lagos hacen que la vida ahí sea difícil para las aves

En las Cat Islands de Wisconsin y en la región, los administradores de vida silvestre están trabajando en crear puertos seguros aviares por las fluctuaciones generadas por el clima.

Hace algunas décadas, la cadena de Cat Island en Green Bay en el lago Michigan, era un refugio para las aves. El archipiélago protegía a los humedales ricos en aves acuáticas de las olas y servía de hábitat para una variedad de aves costeras migratorias y para la mayor diversidad de especies de aves nidificantes en colonia de todas las islas de los Grandes Lagos. Después, en la década de 1970, hubo tormentas intensas que coincidieron con los niveles extremadamente altos de los lagos, golpeando las islas hasta dejarlas en abandono y causando que muchas aves abandonaran el lugar.

Este año, el lago volvió a subir a niveles casi récord. Y aun así, las aves prosperaron gracias a un proyecto que está reconstruyendo las islas. Regresaron las gaviotas, charranes y otras aves nidificantes que forman colonias. También regresaron más de 30 especies de aves costeras, incluidos el Correlimos Gordo rufa amenazado y el Frailecillo Silbador en peligro de extinción. Atraídos por las tierras altas recién construidas, los frailecillos regresaron en 2016 para nidificar en la zona sur de Green Bay por primera vez en 75 años. El verano pasado, 15 polluelos corrían deprisa por las arenas de Cat Island, un punto de apoyo prometedor para una frágil población. “Francamente, no esperaba un éxito así”, confiesa Bob Howe, ecologista de University of Wisconsin-Green Bay involucrado en la restauración. “Los resultados han sido sorprendentes”.

Pero a los Frailecillos Silbadores no les fue tan bien en otras áreas de los Grandes Lagos, donde la especie se ha ido recuperando lentamente de la casi desaparición. “Un puñado de lugares donde normalmente tenemos frailecillos en reproducción no tuvieron ni uno este año, muy probablemente por el alto nivel de las aguas”, se queja Vince Cavalieri, quien hasta hace poco coordinó el trabajo de los frailecillos en los Grandes Lagos para el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU.

Hace solo seis años, las comunidades del lago tuvieron el problema opuesto: niveles extremadamente bajos del agua. La fluctuación es normal en estas islas tierra adentro, pero los científicos dicen que la región debería prepararse para subas y bajas más drásticas a medida que el cambio climático altera los patrones de precipitación y evaporación. Al embarcarse en esta era de niveles cada vez más erráticos en los lagos, los administradores de vida silvestre están trabajando en asegurarse de que los proyectos de hábitat ofrezcan a las aves un refugio a medida que las condiciones cambian.

Una herramienta importante a su disposición es la Iniciativa de Restauración de los Grandes Lagos (GLRI, por sus siglas en inglés). Aprobado como ley en 2009, el programa federal ha aportado casi $2,500 millones para más de 4,800 proyectos para limpiar la polución, eliminar especies invasivas y restaurar el hábitat. (Lea más sobre el impacto de la iniciativa más abajo). Las aves han sido las principales beneficiarias, incluidas los de la cadena de Cat Island.

Con $1.5 millones de la GLRI, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. está reconstruyendo las islas con sedimento dragado del canal de navegación del puerto de Green Bay. Desde que el proyecto de 30 años comenzó en 2012, el Cuerpo y los socios han completado una carretera elevada de 2.5 millas y reconstruido parcialmente dos de tres islas. Junto con el restablecimiento de hábitat que permanece en alto y seco, el proyecto completo ayudará a proteger y restaurar más de 1,200 acres de humedales en el extremo sur de la bahía.

Aunque amenaza a especies como los frailecillos, un nivel alto de agua es generalmente algo bueno para otras aves; en estudios conducidos durante el aumento del nivel del agua entre 2013 y 2018, Tara Hohman, asociada de ciencias de la conservación de Audubon, observó un aumento del 45 por ciento o más en la abundancia de algunas aves de pantano, incluidas especies como la Gallineta Frente Roja, el Avetorillo Panamericano y el Zampullín de Pico Grueso que han estado disminuyendo drásticamente en la región.

Además, en los dos últimos años, los niveles de agua parecen haber alcanzado el límite superior, incluso para las especies nidificantes de pantanos, especialmente las que prefieren una mezcla de aguas abiertas y vegetación emergente, destaca Erin Giese, científica investigadora sénior del proyecto de Cat Island. A medida que las aguas altas han inundado los humedales, algunas aves de pantano han comenzado a sentirse demasiado sumergidas para su gusto. “En algún punto, va a acabar con todo el humedal y no va a quedar ningún hábitat para las aves, punto”, concluye Giese, quien ya ha visto que esto ha ocurrido en varios lugares de Green Bay.

Las imágenes aéreas de la zona inferior de Green Bay de 1960 (arriba) y 1978 muestran la pérdida de hábitat en las islas y humedales en la cadena de Cat Island. Foto: Brown County Planning & Land Services Department

Para ayudar a proteger las poblaciones de aves de estos extremos, Audubon Great Lakes y otros están equipando los humedales con estructuras para el control del agua, financiadas en parte por la iniciativa de restauración, que pueden retener o liberar el agua según sea necesario. En octubre, completaron los trabajos en un proyecto de este tipo en el pantano Eggers Grove de 240 acres en el sudeste de Chicago. El proyecto involucra un sistema de compuertas que se abren y cierran manualmente en tres ubicaciones, restableciendo una conexión con el lago Wolf y el lago Michigan que fue interrumpida por el desarrollo. Las compuertas les permiten a los administradores producir un ritmo más natural de los niveles cambiantes del agua, creando un mejor hábitat en los humedales para las aves que alguna vez fueron abundantes, incluidos el Avetorillo Panamericano y el Rascón Cara Gris, así como la diversa población de aves migratorias. 

Audubon Great Lakes también tiene la esperanza de que los humedales protegidos con diques puedan ayudar a proteger la población en drástico declive de Charrán Negro de los niveles extremos del lago. En los últimos dos años de niveles altos, el número de parejas reproductivas de Charrán Negro bajó de un constante 350 a 200 en el área estatal de vida silvestre de St. Clair Flats en Michigan, al menos parcialmente debido a la inundación en los lodazales en los que anidan las aves de los pantanos. En respuesta, Audubon y sus socios planean atraer a los charranes y aves acuáticas para que usen más el hábitat protegido detrás de los diques cortando a través de espadañas y phragmites que han crecido demasiado densos para que las aves se reproduzcan. 

Polluelos de Charrán Negro en Mackie Colony, una de aproximadamente 10 colonias de Charrán Negro en el área estatal de vida silvestre de St. Clair Flats, Michigan. Foto: Mike Fernandez/Audubon

Tales iniciativas para proteger y restaurar el hábitat costero ayudarán a garantizar cierta estabilidad a las aves en un futuro cada vez más inestable. “Las áreas costeras de los Grandes Lagos son desproporcionadamente importantes para las aves, pero también están bajo extrema amenaza en nuestra región debido al cambio climático”, indica Nat Miller, director ejecutivo interino de Audubon Great Lakes. “Si podemos crear áreas nuevas, estamos agregando puntos de agarre importantes para especies como el Frailecillo Silbador y las aves de pantano a las que les está costando mucho encontrar espacios adecuados para reproducirse”. A medida que las bandadas van aumentando en número en Cat Island, las inversiones en un hábitat para aves resilientes al clima dan resultados rápidamente.

***

La restauración da resultados

La Iniciativa de Restauración de los Grandes Lagos (GLRI) ha promovido la salud medioambiental de una región con el 84 por ciento del agua dulce superficial de América del Norte, más de 30 millones de personas y más de 350 especies de aves. Los lagos todavía enfrentan desafíos serios, como contaminación y plantas y animales invasivos, pero la limpieza, después de un período de 10 años, ha logrado avances significativos.

52,000
Acres de humedales costeros protegidos o restaurados mediante la iniciativa. Entre estos hay 1,000 acres a lo largo del lago Erie en el noroeste de Ohio —la capital no oficial de reinitas del mundo por su extraordinaria migración en primavera— convertidos de tierras cultivadas con drenajes a un parque de humedales, con la ayuda de una subvención de $2.8 millones.

492
Aumento porcentual en las parejas nidificantes de Frailecillos Silbadores en los Grandes Lagos. Los proyectos de hábitats financiados por la GLRI han ayudado a asegurar la recuperación de la población a 71 parejas en 2019, de las 12 parejas que había en 1990. En 2017, los Frailecillos Silbadores anidaron en los cinco lagos por primera vez desde 1955.

154,000
Extensión aproximada en acres de proyectos para controlar las especies invasivas. El programa incluye esfuerzos para combatir los mejillones invasivos que se sospecha que ayudaron a propagar el botulismo aviar, una enfermedad que ha matado más de 100,000 aves de los Grandes Lagos en las últimas dos décadas.

70
Número de indicadores de daño ecológico eliminados por el trabajo de limpieza en 23 áreas tóxicas de preocupación. Estos incluyen deformidades en aves, cierres de playas y restricciones sobre la ingesta de pescado. Eso es siete veces el número de problemas de ese tipo resueltos en los 22 años previos al lanzamiento de la iniciativa.

Este artículo se publicó originalmente en la edición de invierno de 2019 como “Entrada de agua dulce” (Fresh Water in Flux). Para recibir la revista impresa, hágase miembro hoy mismo realizando una donación.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”