Un cuervo anestesiado ingresa en un escáner PET en un laboratorio de la Universidad de Washington. El bienestar de las aves siempre es de suma importancia; aquí las correas evitan que sus alas queden atrapadas en la plataforma.

Noticias

Conozca a los fanáticos de las aves: Cuervo Americano

El experto en córvidos, John Marzluff, escanea cerebros de cuervos con el fin de descifrar el misterio de lo que hace que estas aves inteligentes tengan tanto éxito.

Nota del Editor: los miembros de la familia del cuervo, conocido como córvidos, son algunas de las aves más inteligentes del mundo. Algunas son capaces de utilizar herramientas, realizar trucos, enseñar cosas nuevas unos a otros, incluso llevar a cabo “funerales”. Y, sin embargo, todavía hay mucho que no sabemos acerca de estas fascinantes y a veces confusas criaturas. ¿Qué sucede en el interior de la mente de un córvido? Tres principales científicos están encontrando respuestas.

John Marzluff | Cuervos Americanos (a continuación)

Tim Shields | Cuervos Comunes

Nicky Clayton | Arrendajos  

* * *

Los cuervos de su vecindario conocen su cuadra mejor que usted. Ellos conocen las rutas de los camiones de basura. Ellos saben que los niños tiran galletas para animales y cuáles de ellos lanzan piedras. Ellos conocen a los perros, e incluso podrían jugar con los que son amistosos. Si les da de comer, es probable que no solo lo reconozcan a usted sino también a su auto, y podrían dejarle chucherías a cambio. Estas aves viven sus vidas entrelazadas con las nuestras, observándonos con atención incluso cuando la mayoría de nosotros apenas las notamos. Así es como sobreviven y son buenas en ello: en las últimas décadas, el Cuervo Americano ha conquistado nuestros suburbios, e incluso los corazones de nuestras grandes ciudades. A medida que modificamos el paisaje, hemos creado un ambiente ideal para un animal que es astuto y lo suficientemente perceptivo para explotar nuestras riquezas.

Exactamente cómo la mente del cuervo reconoce las oportunidades que nosotros, sin saberlo, les ofrecemos es una gran pregunta abierta, dice el biólogo de vida silvestre John Marzluff de la Universidad de Washington, que ha estudiado a los córvidos y su comportamiento durante más de 35 años. Ha recogido innumerables historias durante las décadas sobre las complejas vidas sociales de los cuervos, incluyendo cómo juegan, engañan a los demás, llevan a cabo “funerales” en torno a sus muertos y, aparentemente, aprenden unos de otros incluso agrupándose para hostigar a los seres humanos que de alguna manera han dañado a uno de los suyos. Marzluff tiene una habilidad especial para encontrar la manera de cuantificar estos comportamientos intrigantes en experimentos científicos rigurosos. Al probar cómo recuerdan, se comunican y aprenden estas aves, su equipo está obteniendo conocimientos acerca de los motivos por los que los cuervos son tan inteligentes en la calle y cómo se las arreglan para prosperar en nuestro mundo. “Estar abierto a las posibilidades es importante, así no se pierden cosas nuevas muy interesantes que nadie pensó que estas aves podrían hacer”, dice Marzluff.

Exploración PET del cerebro de un cuervo: cortesía de Robert Miyaoka/Dept. de Radiología/Universidad de Washington

En los últimos años, él ha estado espiando en los pensamientos de los cuervos con el fin de averiguar qué los motiva. En una mañana de diciembre unos pocos de nosotros nos reunimos en el laboratorio de neuroimágenes para pequeños animales en el Centro Médico de la Universidad de Washington para ver el cerebro de un cuervo salvaje en acción. Marzluff, y el estudiante graduado Loma Pendergraft, están probando cómo el cuervo procesa la vista de los alimentos y las llamadas de alimentación de otras aves.

El sujeto salta sin descanso de rama en rama en una jaula mientras que Pendergraft reproduce una grabación de cuervos salvajes en plena alimentación. Un coro de graznidos roncos, graznidos dobles rápidos, chillidos, y ladridos llena la habitación; es como si de repente estuviésemos en el medio de un campo de maíz en verano.

¿Pero qué significa esto para este cuervo inquieto? Estas son las voces de sus compañeros en la grabación. ¿Los reconoce? ¿Se le hace agua la boca mientras anticipa a los trozos de pan sobre los cuales están graznando?

Hace cinco minutos se le inyectó al ave un compuesto radiactivo de corta duración. Mientras escucha, este compuesto se acumula en las áreas más activas de su cerebro. Al cabo de unos minutos, se lo anestesiará y se lo escaneará mediante una tomografía por emisión de positrones (PET), que detecta la radiación y proyecta las partes de su cerebro más reactivas a la grabación. El equipo de Marzluff combinará este análisis con los de otros 14 cuervos americanos. Al igual que en los seres humanos, diferentes redes en el cerebro del cuervo regulan diferentes pensamientos y comportamientos; aunque no se sabe mucho todavía acerca de cómo la neuroanatomía de las aves se conecta con el comportamiento de las aves, algunas regiones del cerebro parecen algo similares a las regiones de los mamíferos que se encargan de funciones como la memoria, el miedo, la vista y el razonamiento. En donde sea que se concentre el compuesto sugerirá qué es lo que todo graznido significa para un cuervo: tal vez una alerta general, una señal de hay-alimento-aquí, o posiblemente una advertencia para otras aves.

En el monitor del escáner, la cabeza del cuervo parece monstruosa, un pico similar a un cincel, enormes ojos saltones y solo unas pocas manchas borrosas que indican dónde ha tenido lugar la acción en el cerebro. El equipo no sabrá qué áreas exactas fueron las más ocupadas hasta más tarde, después de que el análisis de datos explique la actividad metabólica de fondo. Pero el trabajo del cuervo está hecho. Marzluff retira la máscara de anestesia de su pico. Pronto los párpados del cuervo comienzan a revolotear. Pendergraft sostiene al ave aturdida en silencio sobre su regazo durante unos momentos, asegurándose de que no se haga daño a sí misma. El cuervo es elegante y hermoso, su plumaje de color negro azabache brilla incluso en esta luz dura. Sus largas garras negras, cada una armada con un talón negro curvado, cuelgan por debajo de las manos de Pendergraft.

El cuervo se despierta frente a un círculo de personas que lo miran, muy probablemente la experiencia más extraña de su vida. Pero él no lucha ni chilla. Permanece quieto y sus ojos negros son brillantes, observándonos mientras lo observamos. Observando.

Marzluff se interesó en los córvidos en la universidad, durante un estudio sobre cómo las parejas de apareamiento de urracas piñoneras en las montañas del norte de Arizona reconocían las voces unas de otras. Las sociedades complejas de estas aves incluyen docenas de grandes familias relacionadas entre sí, con jerarquías de dominio y linajes gobernantes.

Cuando terminó su doctorado, Marzluff se enteró de que el famoso ecólogo conductual Bernd Heinrich había comenzado a trabajar con cuervos salvajes. Tengo que entrar en esto, pensó, y él y su esposa, Colleen, rápidamente se trasladaron a una cabaña de una sola habitación al oeste de Maine con el fin de comenzar a trabajar con Heinrich. (Era tan pequeña que podían poner otro leño al fuego sin levantarse de la cama). Pasaron los siguientes tres años acurrucados detrás de las persianas, viendo cómo los cuervos y otras criaturas del bosque se alimentaban de los animales muertos que dejaban como cebo. “Fue una experiencia muy valiosa”, dice Marzluff. “Realmente primordial”.

Un caballo o alce muerto en el invierno es una bonanza de carne, rápidamente reclamada y defendida por cualquier pareja de cuervos que habite ese territorio. Si un cuervo errante lo encuentra, los Marzluffs aprendieron, pedirá refuerzos. “La pareja te pateará el trasero si estás solo, por lo que vale la pena volver a la percha y reclutar a otros”, dice Marzluff. Una vez que un pájaro trae un mínimo de nueve aliados, la pareja territorial se echa atrás.

Luego, Marzluff se trasladó a Idaho, pasando siete años en el Área de Conservación Natural para Aves de Presa de Snake River, asesorando al ejército de EE. UU. sobre cómo los ejercicios de entrenamiento de sus tanques afectaban a las grandes aves de rapiña. También se involucró en un proyecto de construcción de poblaciones cautivas de cuervos hawaianos, que se ha extinguido en la naturaleza, mediante el perfeccionamiento de técnicas de eclosión de huevos y de cría de pichones en parientes cercanos: cuervos americanos, urracas de Hudson y cuervos comunes, los cuales actuaban como padres sustitutos paras las especies de las islas. En la actualidad hay 114 cuervos hawaianos en cautiverio y algunos están siendo reintroducidos en su hábitat natural este año.

Mientras tanto, seguía pensando en el fascinante comportamiento que había visto en las aves silvestres, la forma en que los animales organizaban sus grupos sociales, los chillidos y graznidos y los murmullos que se parecían tanto a un lenguaje. Cuando Marzluff fue contratado en la Universidad de Washington como profesor asistente en 1997, pudo comenzar a explorar el comportamiento de los córvidos con mayor profundidad, mediante la conexión de experimentos de laboratorio con pruebas de aves silvestres en acción. Los cuervos americanos eran una opción obvia: Hay un montón de ellos alrededor de Seattle, es fácil trabajar con ellos y hacen las cosas más interesantes.

Todos los córvidos tienen cerebros relativamente grandes para su tamaño. Pero mientras que un almacenista de semillas como una Urraca Piñonera o un cascanueces tiene un hipocampo enorme —la región implicada en la memoria— los cuervos se parecen más a los primates. Tienen cerebros anteriores excepcionalmente grandes, un gran dominio del pensamiento analítico, un procesamiento sensorial de más alto nivel y un comportamiento flexible. (Marzluff los llama monos voladores).

Los experimentos realizados en la década de 1990 y principios de 2000 demostraron que los mamíferos, desde los monos hasta las ovejas, podían reconocer rostros humanos individuales. La gente a menudo afirmaba que los cuervos también podían reconocerlos, pero Marzluff se decidió a probarlo.

Una de las máscaras de Neandertales que los investigadores usaron durante el estudio. Foto: Andy Reynolds

A medida que atrapaban y anillaban cuervos alrededor del campus de la Universidad de Washington en Seattle, él y sus colaboradores llevaban máscaras de látex de hombres de las cavernas. Cuando regresaron más tarde a esos lugares, ya sea sin máscara o utilizando una máscara de Dick Cheney que los cuervos nunca habían visto antes, las aves los ignoraron. Pero si alguien aparecía con una máscara de hombre de las cavernas podía provocar un apocalipsis-cuervo. No eran solo las aves atrapadas las que respondieron; al parecer, otros habían presenciado los secuestros y los recordaban. Bandas enteras de cuervos siguieron al malhechor, regañándolo y bombardeándolo con proyectiles. Los pájaros conocían la cara del hombre de las cavernas y no les gustó ni un poco.

Fue una demostración impresionante, dice Heinrich, ex asesor de postdoctorado de Marzluff: “Él lo colocó en el mapa. El resto de nosotros solo lo dimos por sentado”.

A menudo, el grupo de Marzluff repite las pruebas con estas aves. Han pasado 10 años y no solo estos cuervos no han olvidado, sino que el conocimiento sigue extendiéndose. Cuando un cuervo ve que otras aves están hostigando a un sujeto, el mismo se une, aprendiendo y recordando la identidad del villano. Cada vez más pájaros hostigan y regañan. Casi todas las aves atrapadas originalmente por el hombre de las cavernas ya han muerto, sin embargo, la leyenda del Gran Satán de los Cuervos de Seattle sigue creciendo.

Un seguimiento de imágenes cerebrales reveló que los rostros asociados con amenazas activan los circuitos del cerebro, lo cual es análogo al proceso de aprendizaje de los miedos conocidos en los mamíferos. Dado que estos son algunos de los primeros estudios de comportamiento con imágenes en aves silvestres, no sabemos con exactitud qué significa todo esto, advierte el experto en cuervos Kevin McGowan, ecólogo conductual en el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell. “Es nuevo, y es genial, pero es como todo lo demás: tenemos que conseguir un montón de datos más antes de que podamos ver qué es la imagen”.

Recientemente, una estudiante de Marzluff graduada, Kaeli Swift, se enfocó en otra rareza de los córvidos. Cuando los cuervos ven un cadáver de uno de su propia especie, a menudo se reúnen alrededor del ave muerta, graznando ruidosamente y luego alejándose en silencio. ¿Se trata de pena? ¿Miedo? ¿Un velorio irlandés de córvidos?

Para averiguarlo, Swift alimentó cuervos salvajes en el mismo lugar durante tres días. (Resulta que tienen una afición particular por los Cheetos). A continuación, puso en acción uno de los tres escenarios de miedo para instigar una reunión: un voluntario enmascarado sosteniendo un cuervo evidentemente muerto (en realidad una muestra de peluche); un voluntario enmascarado de pie cerca de un Gavilán Colirrojo disecado (un depredador de cuervos peligroso); o un voluntario enmascarado cerca tanto del halcón y como del cuervo. En todos los casos, los cuervos forman turbas de aproximadamente una docena de aves estridentes y enojadas.

Los siguientes tres días, las aves tardaban más en acercarse al sitio en el que se repartía la comida. Muchos de ellos también recordaban la máscara asociada con el cuervo muerto. Cuando alguien que lleva una de esas máscaras se presentó semanas más tarde sin elementos de taxidermia, los cuervos lo regañaron y a veces lo hostigaron. En el documento que publicó con Marzluff el otoño pasado, Swift propuso que los “funerales” son un momento de aprendizaje, en el que las aves realizan una asociación colectiva entre un peligro potencial y un lugar o depredador en particular.


Estos experimentos ayudan a mostrar por qué los cuervos son tan exitosos. Necesitan solo una experiencia para formar un recuerdo duradero acerca de en qué se puede confiar y en qué no, conocimiento esencial al momento de tratar con seres humanos que podrían ya sea alimentarlos o matarlos. Los cuervos también comparten información, permitiendo a los individuos adaptarse a los cambios medioambientales mucho más rápido que si se enteraran por su propia cuenta.

Los estudios también abordan las preguntas que cualquier persona observadora comienza a hacerse cuando ve un cuervo: ¿Qué está haciendo esa ave, y por qué? A pesar de haber establecido una reputación mundial por su investigación, Marzluff no ha perdido el contacto con ese maravilloso momento. “Él solo se divierte” dice el biólogo de la Universidad de Willamette, David Craig, quien colaboró ​​con Marzluff en el estudio de la máscara del hombre de las cavernas. “Es una maravilla pasar tiempo en el campo con él. Ha mantenido una agenda de investigación impulsada por la curiosidad al más alto nivel”.

Es una noche húmeda y sombría de diciembre y el campus de la Universidad de Washington Bothell está colmado de cuervos. Cubren la colina cubierta de hierba. Colman las canchas de tenis. Los cuervos se posan en los edificios y anidan en los abetos de Douglas cercanos. Muchos simplemente permanecen de pie pacientemente en la llovizna, al igual que los viajeros en gabardinas negras que esperan el autobús. Una vez que esté completamente oscuro, se juntarán alrededor de 10,000 cuervos en la percha del invierno en los humedales un poco más allá.

Marzluff y yo caminamos hasta la percha. Cada uno de los cientos de árboles está repleto de cuervos, sus siluetas negras afiladas contra las ramas pálidas. Es inquietante, como un portal a un reino élfico. “Es un gran espectáculo natural”, dice Marzluff. “Creo que es la cosa más increíble que jamás haya visto”.

El Cuervo Americano es lo que los ecologistas urbanos llaman un “explotador”, una especie que no solo tolera los seres humanos sino que se desarrolla plenamente a nuestro lado. Está lejos de ser la única, como ha demostrado Marzluff. Un pionero de la ecología urbana —el estudio de la vida en las zonas en las que vivimos, trabajamos y jugamos— puso en marcha un proyecto a largo plazo en 1998 para explorar cómo el uso del suelo y el desarrollo afectan a las aves.

Su equipo monitoreó más de dos docenas de lugares en la ciudad, en los suburbios y en las zonas boscosas, algunos de los cuales fueron designados para el desarrollo. Cuatro veces cada temporada de reproducción, contaban las aves, monitoreaban los nidos y etiquetaban a los polluelos. Para el año 2010, habían completado cerca de 6,000 encuestas, documentando más de 55,000 aves individuales de 111 especies.

El estudiante de grado, Loma Pendergraft, lleva una máscara mientras sujeta un cuervo en una pajarera en la Universidad de Washington, antes de prepararlo para su liberación. El ave y sus compañeros han estado en la instalación durante unos dos meses. Foto: Andy Reynolds

El resultado, como Marzluff describe en su último libro, Welcome to Subirdia (2014), es el siguiente: aunque algunas especies desaparecieron a medida que los bosques se convirtieron en suburbios, a muchas les fue bastante bien. Los suburbios de Seattle albergan 30 especies de aves en comparación con las 20 que viven en los bosques, incluyendo gorriones melódicos, jilgueros norteamericanos, colibríes de Ana y carpinteros de pico crestado. Muchas aves vivían más tiempo y se reproducían mejor en los suburbios que en los bosques. No es de extrañar, dice Marzluff. Los suburbios de baja densidad incluyen una diversidad de hábitats, desde lotes boscosos hasta jardines cubiertos de arbustos y áreas abiertas. Además, suministramos a las aves con semillas y sebo, ponemos cajas para los nidos y eliminamos muchos depredadores naturales.

Marzluff no minimiza el daño que hace el desarrollo a los lugares salvajes o las amenazas que enfrentan las especies “evasoras” como los Troglodytes pacíficos y los zorzalitos de Swainson. En el estudio, algunas de estas aves básicamente desaparecieron de todos lados excepto de las reservas boscosas.

Sin embargo, el estudio sugiere que podríamos tratar los patios como refugios de aves con más seriedad. Podemos reemplazar el césped con vegetación autóctona y proporcionar alimento. Podemos marcar las ventanas para que las aves no vuelen hacia ellas y mantener a los gatos en el interior. Podemos mantener los árboles muertos para que las aves puedan anidar en ellos, o colocar cajas nido. Es más que solo sentirse bien. Las poblaciones de aves suburbanas más grandes tendrán mejores posibilidades de sobrevivir a la amenaza monumental del cambio climático.

Desde el punto de vista de Marzluff, estas dos líneas de investigación se conectan a través de la conservación. Los únicos animales salvajes que muchos de nosotros vemos regularmente son palomas y cuervos, pero la conservación de especies requiere sacrificios que la gente no va a hacer a menos que crean que vale la pena proteger a los animales salvajes. Esa es una de las razones por las que Marzluff ha escrito cuatro libros sobre los córvidos, asociándose con ilustradores para crear trabajos atractivos y accesibles. Las aves de patio trasero —como el perplejo, divertido y exasperante cuervo— pueden abrir la mente de las personas. Cambiar las actitudes de la gente y estimularla para crear patios amigables para las aves o tomar otra medida personal es más difícil que simplemente preservar un pedazo de tierra, Marzluff admite. “Pero es una mejor estrategia a largo plazo”.

Estamos de pie al lado de una carretera de cuatro carriles en la periferia exterior de Seattle y no es precisamente un área silvestre impresionante. Hay un gran lote de grava, un campo de reciclaje y un centro de auto-almacenamiento de RV a la vista. Pero también hay un arroyo, hierba aquí y allá y algunos grupos de coníferas; un paisaje mixto, el tipo que la investigación de Marzluff sugiere puede ser un paraíso para las aves.

Esta mañana, Marzluff liberará nueve cuervos utilizados para el experimento de Pendergraft aquí, donde fueron atrapados hace dos meses. Levanta una caja para perros de su automóvil y la coloca sobre la grava. Abre la puerta y da un paso atrás. No pasa nada.

Se inclina, espiando a través de los respiraderos: “Oye, ¡eres libre!”.

Un momento después, un cuervo sale como en un estallido, volando rápidamente con grandes golpes de sus poderosas alas. Se inclina, en dirección oeste, hacia una maraña de árboles desnudos a unas cientos de yardas de distancia. El ave se posa en una rama superior y sacude sus plumas y su cola, como si quisiera sacudirse las indignidades del canil y de los seres humanos que han estado estudiándolo y pinchándolo durante semanas.

El resto de las aves, seis de ellas en una segunda caja, siguen uno por uno, saliendo de las cajas y luego posándose cerca de la primera ave. Mientras observamos, algunos otros cuervos se les unen. No es difícil imaginar que nuestra mala reputación se está extendiendo ahora, que los cuervos de Marzluff les están diciendo a sus amigos salvajes: no van a creer lo que esos locos de allí me hicieron.

En cualquier caso para nosotros, los seres humanos de aquí abajo, parece obvio que algo debe estar pasando entre estas aves, alguna forma de comunicación que aún no hemos empezado siquiera a descifrar. Nos conocen tan bien, pero nosotros tenemos mucho que aprender acerca de ellos.

A los 10 minutos, todos los cuervos se han ido.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”