Ilustración: Thoka Maer

Plantas nativas

Un movimiento de plantas autóctonas florece en Bemidji

En la región estadounidense de North Woods, Minnesota, una ciudad se está convirtiendo en un refugio para aves, abejas y otros polinizadores.

Según la leyenda, el leñador Paul Bunyan podía derribar 25 árboles con un solo golpe de hacha. Pero en Bemidji, Minnesota, uno de los tantos supuestos hogares de Bunyan, es más moderno plantar árboles que talarlos. Los residentes de la pequeña ciudad, ubicada en las cabeceras del río Mississippi, se han unido para poblar espacios públicos con hábitats autóctonos para aves e insectos.

En la primavera de 2017, Mississippi Headwaters Audubon Society (una división local de National Audubon Society) unió sus fuerzas con doce organizaciones, incluidos Bemidji State University, Downtown Alliance, clubes de jardinería y naturistas, y viveros para lanzar el proyecto "Aves, abejas y mariposas (Birds, Bees and Butterflies)". La misión es simple: promover las plantaciones autóctonas con el fin de respaldar a las poblaciones de polinizadores, que se encuentran en un declive global debido a la desaparición de hábitats y el uso de pesticidas. "Ha habido un crecimiento del interés por parte de una serie de fuentes diferentes durante varios años", dice Peter Buesseler, presidente de Mississippi Headwaters Audubon Society. "El año pasado pareció que los planetas se alinearon".

La relación entre las plantas y los polinizadores data de milenios atrás. En muchos casos, uno no existe sin el otro: las plantas evolucionaron junto con polinizadores como colibríes y mariposas. A su vez, muchas especies de aves autóctonas dependen de los insectos para obtener alimento. Por ejemplo, un grupo de seis polluelos de carbonero puede devorar 9.000 orugas en los 16 días que transcurren entre la eclosión y el emplumaje.

En su primer verano, Buesseler y el supergrupo plantaron alrededor de 2.500 plantas en jardines piloto de toda la ciudad, entre negocios locales, una biblioteca, un parque de la ciudad y una escuela primaria. El paisajismo autóctono, junto con la adopción de otras prácticas respetuosas con las aves, le valió a Bemidji el título de "Ciudad de las aves" a través de un programa respaldado por Audubon Minnesota.

Para algunos miembros de la campaña, un aumento en las aves y otros polinizadores es un fin en sí mismo. Otras personas también están motivadas por lo que traen las aves a la ciudad. "El turismo es una industria realmente importante", dice Rita Albrecht, alcaldesa de Bemidji. "Las personas llegan a la zona en busca de naturaleza". Albrecht no solo ve a las aves, las abejas y las mariposas como un motor para el turismo: también cree que estimularán a los residentes a salir, lo cual coincide con el interés de la ciudad en cuanto a la salud pública.

Y sin embargo, para otros, el paisajismo autóctono es una forma sutil de honrar los valores indígenas. Bemidji abarca tres de las naciones tribales más importantes de Minnesota: Red Lake, White Earth y Leech Lake; y aproximadamente uno de cada cinco residentes afirma ser de origen indígena. Erika Bailey-Johnson, directora de sostenibilidad de Bemidji State University, es descendiente de la nación de Red Lake. En el idioma local Ojibwe, se hace llamar "mujer mariposa". "Son parte de nuestro lugar", opina de las plantas autóctonas. "Finalmente, eso es lo más importante: nutrir las cosas que son de aquí".

Parte de eso significa hacer crecer el movimiento aún más. El año pasado, "Birds, Bees and Butterflies" impulsó a los residentes de Bemidji y al gobierno de la ciudad; ahora se trata de "cultivar sus energías", cuenta Buesseler. En los próximos meses, la campaña organizará dos festivales, uno para las mariposas monarca y otro para la golondrina azulnegra, un ave favorita de la zona. También se preparan para plantar al menos otros tres jardines piloto en un centro de arte, un hospital y una escuela secundaria. "Este año, con mayor visibilidad, esperamos que la campaña sea notada por más gente", dice Buesseler.

Únase al movimiento. Simplemente escriba su código postal en nuestra útil base de datos para descubrir plantas autóctonas respetuosas de las aves en su área, y dónde comprarlas.

Con el fin de eliminar algo del misterio del paisajismo autóctono, los voluntarios han reunido una lista de las diez mejores plantas locales, incluidos el geranio silvestre y la aquilegia roja, que mejor se adaptan a las aves e insectos polinizadores de Bemidji. Con ello, esperan alentar a los habitantes menos experimentados a considerar las especies curadas cuando deban utilizar sus rastrillos esta primavera. "No se trata solo de plantar un jardín autóctono", opina Buesseler. "Se trata de agregar plantas autóctonas a su ya existente jardín".

Gracias a los esfuerzos continuos de la campaña, los residentes no deberán trasladarse muy lejos para encontrarlas. El programa "Birds, Bees, and Butterflies" también trabaja con viveros locales y centros de jardinería para abastecer las diez especies autóctonas. A medida que florezcan durante toda la temporada, seguramente atraerán a nuevos lugareños: orugas, carboneros e, idealmente, otras aves similares.

Esta historia se publicó originalmente en la edición Primavera 2018 de la Revista Audubon bajo el título "The Buzz About Bemidji". Para recibir el ejemplar impreso de la revista Audubon, conviértase en miembro realizando una donación hoy mismo.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”