De nuestra revista Magazine

Visión de Audubon

En la Lucha contra el Cambio Climático, No Cambiemos una Tragedia por Otra

Audubon responsabilizará a los políticos y las empresas eléctricas para que no sacrifiquemos a las aves en la búsqueda de las tan necesarias reducciones de carbono.

Hay un escenario horrible y completamente evitable que los defensores del clima y la vida silvestre están notando, uno en el que la vida silvestre de Estados Unidos podría terminar atropellada en el camino hacia reducciones ambiciosas en el cambio climático. Si uno conecta los puntos, la fórmula para esta tragedia ya se está desarrollando: la destrucción de nuestras principales protecciones ambientales deja a las aves y otros seres vivos vulnerables, mientras que los activistas climáticos trabajan en el desarrollo de planes para reducir urgentemente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Irónicamente, ese resultado sería adecuado tanto para los opositores a la acción climática de toda la vida como para aquellas empresas que se beneficiarían de inversiones masivas en energía renovable. Planeamos responsabilizar a todos, desde la Cámara de Comercio de los EE. UU. a la Asociación Estadounidense de Energía Eólica.

Y a medida que buscamos construir una coalición bipartidista de legisladores que tome las medidas audaces necesarias para actualizar nuestra frágil red energética y facilitar el despliegue a gran escala de energía renovable, la erosión de las protecciones en los últimos tres años ha sentado las bases para el sacrificio de la naturaleza en nombre de la acción climática. Lo que más nos preocupa es que no es difícil imaginar que incluso los más devotos defensores del medioambiente, algunos de los mejores y más antiguos amigos de la naturaleza, vayan más allá de un compromiso razonable en la búsqueda de las reducciones de carbono necesarias. Esta será una trampa particularmente dolorosa para los demócratas que son ecologistas acérrimos, así como para los republicanos que valoran la reputación de su partido como el verdadero conservacionista de los Estados Unidos.  

¿Cómo caímos a través de este espejo? Durante los últimos 50 años, se ha implementado un conjunto de leyes para salvaguardar las aves y otros seres vivos. Leyes como la Ley Nacional de Protección Ambiental, la Ley de Especies en Peligro de Extinción, la Ley de Aire Limpio, la Ley de Agua Limpia y la centenaria Ley del Tratado de Aves Migratorias crearon protecciones básicas para la naturaleza y la vida silvestre.

En solo tres años, esas leyes de conservación de base han sido destruidas. Sin ellas, no existe un código para garantizar que comprendamos cómo importan los proyectos y las acciones individuales, ni un proceso para garantizar que vigilemos el impacto a largo plazo.

Si bien la propia ciencia de Audubon sobre el futuro de las aves en un mundo con cambio climático nos hace partidarios de las energías renovables, vamos a liderar la lucha para que las empresas de energía renovable mantengan protecciones ambientales fuertes y razonables.

Así es como Estados Unidos evita hacer lo correcto de la manera incorrecta: restablecer las protecciones ambientales de sentido común y cambiar el rumbo de la contaminación por carbono. Hacer esto último a expensas de la naturaleza es solo cambiar una tragedia por otra. Inste a su representante a ayudar a proteger a las aves expresando su preocupación aquí.

Este artículo se publicó originalmente en la edición de primavera 2020 como "Buenas Intenciones y Decisiones Falsas". Para recibir la revista impresa, hágase miembro hoy mismo realizando una donación.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”