Este lugar, a 50 millas al sur de la frontera entre los Estados Unidos y México, alguna vez formó parte de los humedales Delta del Río Colorado, los cuales han sido eliminados en su totalidad a causa de las represas río arriba. Foto: Pete McBride

Visión de Audubon

Decisiones más inteligentes con respecto al agua podrían ayudar a terminar con la sequía del oeste

Audubon está trabajando para garantizar que las nuevas reglamentaciones para la distribución del agua protejan y restauren los hábitats para las aves y otras formas de vida silvestre.

Ríos, lagos y humedales están desapareciendo a un ritmo alarmante a los largo de todo el oeste, en donde años de sequía han consolidado la idea de que la sequía es normal y de que debemos encontrar nuevas formas de gestionar nuestras fuentes de agua. Un siglo de desarrollo hídrico intensivo ya ha comenzado a tener consecuencias, y las aves han perdido terreno en este rígido marco de gestión hídrica que no los tiene en cuenta. Pero el río Colorado y sus afluentes, así como los lagos salinos tales como el Lago Saltón, son zonas de reproducción y puntos de parada fundamentales para millones de aves.

Las personas que administran las escasas fuentes de agua del oeste están ahora planeando cómo debemos vivir con menos agua, y están llevando a cabo modificaciones históricas a las antiguas normas. Saben que no tiene sentido cambiar una crisis por otra. Necesitamos agua en nuestros grifos para que nuestras ciudades puedan seguir floreciendo, la necesitamos en los canales de riego para poder cultivar alimento y fibras, y la necesitamos en nuestros ríos para sostener el mundo natural que nos rodea. 

Pero la esperanza se está agotando para el papamoscas saucero. Ubicado en la lista de animales en peligro de extinción, esta ave junto con docenas más que dependen del agua en el oeste, tal como el cuclillo pico amarillo, el zambullidor orejón, y el ibis ojos rojos, se encuentran en grave peligro a lo largo de toda la región. Si no se toman medidas, las poblaciones globales de aves como el rascón costero del Pacífico podrían desaparecer. Nuestra salud y nuestra economía también se encuentran en riesgo.

Existen señales alentadoras. A medida que se revisan las regulaciones para la distribución del agua con el fin de satisfacer las necesidades de las personas en el oeste, los líderes de políticas y científicos expertos de Audubon están negociando con los responsables y los usuarios del agua para encontrar soluciones que protejan y restauren los hábitats de las aves y la vida silvestre en el Lago Saltón y en el delta del río Colorado. Junto con la colaboración de una gran cantidad de socios en el gobierno y la filantropía, Audubon defiende la planificación para el uso equilibrado del agua y el financiamiento federal dedicado para la conservación del agua. Con su ayuda podemos expandir nuestro alcance hasta las cuencas de todo el oeste árido.

Visite www.audubon.org/westernwater y pídale a los miembros del Congreso que ayuden a las aves a sobrevivir mediante su apoyo a los programas e iniciativas para la conservación del agua. 

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”