De nuestra revista Magazine

Conservación

Cómo los kiwis bebés de Virginia ayudarán a preservar una antigua tradición Maorí

En el centro de reproducción de clase mundial del Instituto Smithsoniano, los conservacionistas trabajan para preservar la cultura y una apreciada ave de Nueva Zelanda.

Hace cinco años, Kathy Brader dejaba que un amigo la ayudara a alimentar a los kiwis en el Instituto Smithsoniano de Biología para la Conservación en Front Royal, Virginia, cuando se dio cuenta de que él estudiaba algunas de las plumas mudadas. El hombre, un visitante de Nueva Zelanda y antiguo agente policial de origen Maorí, había comenzado a tejer cuando se retiró y estaba aprendiendo a hacer mantos kahu-kiwi con los plumones de las aves, una tradición cultural. Después de recibir un permiso especial, Brader le permitió llevarse algunas a casa. 

Endémica de Nueva Zelanda y el símbolo del país, los kiwis tienen un lugar especial en los mitos de la creación Maorí. Se llevaron a cabo ceremonias especiales en honor al ave antes de la caza del kiwi, y su piel y plumones podrían utilizarse para crear elaboradas túnicas denominadas taonaga (tesoros) que se usaban en bodas, reuniones tribales e incluso en batallas. Mientras los maoríes tuvieron el cuidado de moderar su caza, las poblaciones de kiwis se vieron afectadas cuando los exploradores europeos las mataron por sus pieles, que alcanzaban altos precios en los antiguos museos. Hoy en día, las cinco especies están en declive en Nueva Zelanda debido a los depredadores invasivos y el desarrollo de las tierras bajas.

Brader ha pasado gran parte de su vida luchando para revertir esa historia. Ella ha estado en la vanguardia de la conservación del kiwi durante 29 años, y ha trabajado en forma innovadora para cuidar las poblaciones en cautiverio y ampliar el acervo genético mundial. Esta primavera y verano, Brader y su equipo ayudaron a incubar tres polluelos de kiwi pardo a partir de una pareja reproductora donada al Instituto Smithsoniano por el gobierno de Nueva Zelanda. Esta pareja de kiwis fue la primera en salir de la isla en dos décadas, y los maoríes los bendijeron antes de la salida. 

Conseguir que la pareja produzca polluelos, sin embargo, fue un esfuerzo de seis años. A primera vista, los kiwis pueden parecer tontos y afables, pero son reservados y meticulosos cuando se trata de apareamiento. Para hacer las cosas más difíciles, Ngati Hine Tahi, el kiwi macho, tenía un vicio: Disfrutaba mucho de una buena comida. El peso del padre es vital para criar con éxito un polluelo; si es demasiado pesado, no será capaz de fertilizar el óvulo. Brader y su equipo descubrieron que cada vez que su par trataba de reproducirse, Tahi pasaba más tiempo comiendo el alimento de su compañera que apareándose. En su peso máximo, llegó a pesar siete libras, dos veces el tamaño ideal.

Para corregir el mal hábito de Tahi, el personal diseñó un alimentador personalizado para su compañera, Ngati Hine Rúa. Las kiwis hembras tienen picos más largos que sus equivalentes machos; al alargar el tubo de alimentación de Rua, pudieron mantener las raciones adicionales fuera del alcance de Tahi. Esto dio como resultado un óvulo fertilizado, que el personal dio a otro macho para incubarlo durante 30 días (Tahi era demasiado inexperto, y debía conservar su peso para seguir apareándose). A continuación, se trasladó a una incubadora estrictamente controlada y supervisada hasta la eclosión. Dos huevos y polluelos más llegaron poco después.

El nacimiento de un solo kiwi es una gran victoria para los conservacionistas. Sin embargo, para los Maoríes, hay aún más razones para celebrar.

Después de que Brader descubrió que los isleños tienen una forma de reciclar los plumones de los kiwis, solicitó la autorización del Departamento de Conservación de Nueva Zelanda y agencias aduaneras estadounidenses para crear una especie de “conducto de plumones” entre el Instituto Smithsoniano y la Asociación Nacional de Tejedores Maoríes. “En verdad entendí la conexión espiritual”, dice Brader. “Los [kahu-kiwi] se heredan, por lo que no todo el mundo tiene un manto de kiwi”.  Junto con el establecimiento del conducto, Brader le pidió también a otros parques zoológicos con programas de reproducción en cautiverio que recogieran los plumones caídos y se los enviaran. Una vez que se recoge una pequeña cantidad, ella la embala y la envía en un viaje a través del Pacífico. A través de los años, el programa de plumones ha prosperado, y pronto, la descendencia de Rua y Tahi también podrá contribuir. 

Brader aún recuerda los primeros plumones que envió a Nueva Zelanda; ahora son parte de su propio pequeño kahu-kiwi. El ex agente policial, Patarika Whihongi, los combinó con recuerdos de su visita y se los regaló a ella. El manto es un símbolo de las mejores intenciones de Brader para la creación del conducto: salvar a un grupo peculiar de aves, entrelazar dos culturas distantes y establecer una nueva tradición.

Aprenda cómo se fabrica un manto kahu-kiwi haciendo clic sobre los puntos de la fotografía, ordenados de izquierda a derecha.

Fotografía: Bettmann/Colaborador/Getty Images

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”
×