Sí, la Chara Mexicana es azul, pero no se la confunda con su primo del norte.

Noticias

Siete ingeniosas charas diferentes de la chara cara blanca

No es que haya algún problema con la chara cara blanca, pero existe un grande y maravilloso mundo de este tipo de aves. Conozca algunas nuevas.

Casi todos los habitantes de la Costa Este se han cruzado alguna vez con una Urraca Azul, ya sea que estuviese molestando a otras aves en sus comederos o imitando el llamado de las aves de rapiña o bombardeando a golondrinas y petirrojos en el follaje. Su primo de tono similar de la Costa Oeste, la Chara Californiana, también es común y solo un poco menos agresiva. Aunque la mayoría de las aproximadamente cuarenta especies de urracas del mundo comparten sus características más combativas, los córvidos pueden diferir mucho en color y habilidades según el ave. Aquí hay siete urracas más de todo el Hemisferio Este que pueden no ser tan conocidas para los residentes de los Estados Unidos.  

Chara pecho gris 

La chara pecho gris (ilustrada más arriba) habita en las montañas de la nación homónima, pero también se la puede encontrar en los bosques de roble de algunos estados del sudoeste de los Estados Unidos. Crían a sus polluelos con un estilo comunal: con frecuencia, muchas aves alimentan a las crías de nidos diferentes (aunque algunos miembros del grupo se salen con la suya sin hacer nada). También tienen una relación interesante con el Carpintero escapulario. Los carpinteros los siguen durante el invierno y dependen de los llamados de alarma de las charas para evitar predadores.

Chara floridiana

Estas inteligentes charas están adaptadas para vivir en los escasos matorrales de Florida, donde se aparean de por vida y crían a sus polluelos con la ayuda de jóvenes "adoptados" o mayores. Muy sedentaria, esta especie no se aventura mucho más allá de su lugar de nidificación y defiende su territorio con ferocidad de los clanes rivales. Por su hábitat limitado, las aves están sumamente en riesgo a medida que el cambio climático invade.

Chara verde

De tonos tropicales, las charas verdes prefieren los bosques húmedos de América Central y del Sur, pero también se las puede encontrar alegrando los matorrales de mezquites del sur de Texas. En realidad, algunos ornitólogos viajan hasta el Valle del Río Grande solo para quedar anonadados ante esta especie amante de los comederos. ¿Y por qué no? Esas vívidas plumas pueden hacer que cualquiera se vuelva un poco loco por esta ave.

Chara turquesa

Una máscara negra agrega un aura de misterio a esta ave de aspecto artístico. Más grande que la urraca azul promedio, por lo general se la encuentra en grupos de su propia especie o bandadas mezcladas, en busca de alimento en el follaje de bosques enanos nubosos que bordean los Andes en América del Sur. También es audaz cerca de los seres humanos y tolera vivir en hábitats perturbados. Aunque se considera que la chara turquesa es común, se sabe muy poco sobre sus números y sus comportamientos.

Urraca hermosa carinegra

Proveniente de la costa del Pacífico de México, la llamativa urraca hermosa carinegra se destaca por las plumas largas y lujosas de su cola, que conforma casi la mitad de su largo. Se la ha visto aparecer al norte hasta Los Ángeles, aunque los individuos que están tan lejos probablemente sean aves en cautiverio que han escapado. El llamado de la urraca se describe como un gorgoteo o un balbuceo, pero su vuelo es mucho más elegante. Véalo aquí usted mismo.

Arrendajo gris

Este osado oportunista suele seguir con curiosidad a los excursionistas y luego asalta sus campamentos en busca de alimentos, lo que le ha ganado el nombre de "ladrón de campamentos". Esta especie intrépida y esponjosa prefiere los bosques de pícea y abeto de Canadá, Alaska y las Rocosas, donde almacena el alimento excedente en las grietas de la corteza para los largos y fríos inviernos. Al verlo, los observadores de aves pueden confundirlo con el Cascanueces Americano; al oírlo, puede ser difícil diferenciarlo de la Chara de Steller.

Chara pea

Las más oscuras de todas las urracas de América del Norte, estas aves grandes y ruidosas viajan en bandadas grandes y ruidosas. Pero también pueden ser sigilosas cuando quieren: en los trópicos, siguen a las hormigas arrieras y recogen las pequeñas presas que los insectos dejan a su paso. Por lo general se las encuentra en los bosques ribereños de México y América Central, aunque también ocasionalmente cruzan la frontera hacia el sur de Texas. 

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”