Una pitón de Birmania luce su camuflaje entre las hierbas del Parque Nacional de los Everglades en Florida. Foto: Karine Aigner

Carta del Editor

Cuando se presentan problemas, también aparecen nuevas oportunidades para ayudar a las aves

Tanto las serpientes sueltas, las nuevas carreteras y el tráfico marítimo representan sus propias amenazas. Vemos cómo los humanos están asumiendo los desafíos.

De las varias amenazas que tiene el estado de Florida, marea roja, aumento del nivel del mar, tormentas sobrecargadas, es posible que ninguna se avecine tanto como las pitones de Birmania que se deslizan por su pantano. Con hasta 18 pies de largo y capaces de tragar múltiples Garzas Cenizas de una vez, incluso ellas, como descubre Chris Sweeney en “Reptiles invasivos arrasan con la Florida, y se devoran sus aves sobre la marcha”, son solo un monstruo en un elenco de reptiles dignos de una película de ciencia ficción que ahora amenaza la vida plena de las aves de Florida.

Nadie sabe exactamente cómo estas criaturas se establecieron en el estado del sol (aunque nos damos una idea). Pero estamos empezando a comprender las consecuencias no intencionales de su invasión. En el centro de esta narrativa poco convencional hay una pregunta científica seria: ¿Es posible evitar que arrasen por completo con poblaciones de aves?

Es una situación que las autoridades de la isla de Guam advirtieron muy tarde. La historia de la culebra arbórea marrón, como escribe Eric Wagner en “¿Los estúrnidos son la clave para hacer que el bosque de Guam cante de nuevo?”, ahora es un “clásico en los anales de la invasión ecológica”. Actualmente, los científicos están intentando restablecer algunas de las 13 especies de aves que ha extinguido la serpiente voraz en el área silvestre de Guam.

El paisaje de Alaska, sin reptiles de quienes hablar, refleja un extremo opuesto, y enfrenta las consecuencias no intencionales de otra especie: el desarrollo humano. ¿Qué está en riesgo si más barcos navegan en aguas congeladas? ¿Si una carretera atraviesa un área silvestre única a nivel ecológico? ¿O si las compañías perforan pozos petroleros y construyen tuberías en un refugio de vida silvestre (que ya experimenta las tensiones del cambio climático) que utilizan 200 especias de aves que migran desde 50 estados y 6 continentes? Investigamos todas estas preguntas y algunas soluciones también.

Como dijo un científico cuando comenzamos la investigación del problema de la pitón, “Nada ocurrirá hasta que los expertos en aves apoyen la causa”. Si bien es posible que eso sea verdad para cerrar vacíos legales del comercio de animales, también lo es para detener la destrucción de ecosistemas frágiles del norte. En cuanto a este asunto, esperamos presentar las amenazas y oportunidades. Esperamos avivar la base de personas que usan binoculares.

Este artículo se publicó originalmente en la edición de invierno de 2018 de “Of Snakes and Men”. Para recibir la revista impresa, hágase miembro hoy mismo realizando una donación.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”