Una Garza Nocturna Sabacú, fotografiada en Centennial Park, Florida, con un iPhone 6s plus. Foto: Robert Wilson

Fotografía

Cómo fotografiar aves con un iPhone

Usted ya posee una poderosa herramienta para fotografiar aves. He aquí cómo sacar el mayor provecho de la misma.

El año pasado, la cámara más popular en el sitio para compartir fotos, Flickr, fue el iPhone de Apple. De hecho, los smartphones ocupaban 10 de los primeros 20 lugares (y 8 de las mejores 11) en una lista de dispositivos preferidos entre los usuarios del sitio. Esta tendencia refuerza lo que ya sabe: los teléfonos son útiles para sacar fotos. Grandes tomas requieren una gran precisión de tiempo, y para eso un smartphone tiene dos ventajas: uno lo lleva a todos lados, e intuitivamente sabe cómo funciona. Y aunque los smartphones aún están limitados por el tamaño de sus sensores y lentes, la tecnología avanza al ritmo de la ley de Moore. El nuevo iPhone 6s ostenta un sensor de 12 megapixeles, y el nuevo Android G5 de LG tiene dos lentes—una para ángulos anchos y otra de unos angostos 78 grados. Por supuesto que fotografiar aves es diferente a tomar una selfie. Pero con estos consejos, usted podrá agregar la lista de su vida a la memoria de su cámara. 

Retome el control

La aplicación de la cámara en la mayoría de los smartphones puede auto-enfocarse e incluso seguir un sujeto. Pero para más precisión y potencia debe utilizar el control manual. La aplicación ProCamera (para iPhone) y la aplicación Camera FV-5 (para Android) le permite ajustar las siguientes funciones claves. Un consejo: experimente con ellas en su jardín trasero, para que se convierta en algo automático al salir al campo.

Obturador temporizado: Si está utilizando un telescopio para hacer zoom a un ave, el más mínimo toque de la cámara podría ocasionar una vibración que haga borrosa la imagen. Establezca el temporizador en la cámara de su teléfono para retrasar la toma. Otra opción es accionar la toma de forma remota utilizando el botón de volumen en sus auriculares. 

ISO: De manera predeterminada, los smartphones ajustan el ISO automáticamente (una medida de sensibilidad de la cámara a la luz). Si su sujeto se encuentra en las malezas oscuras, aumentar el ISO hará que la cámara sea más receptiva a la luz disponible. 

Tamaño del archivo: Las imágenes más grandes contienen más información, lo que le proporciona más material para trabajar al momento de la edición. Configure su teléfono para que guarde las fotos en la mayor dimensión de píxeles y en formato TIFF, para que no se compriman.

Velocidad del obturador: Para fotografiar a un ave que se mueve rápidamente, necesitará una mayor velocidad de obturador (y un mayor ISO para mantener la exposición pareja). Al jugar con la velocidad del obturador también se pueden obtener distintos efectos, tal como un cuerpo nítido con las alas borrosas.

Un búho barrado en el Circle B Bar Reserve en Lakeland, Florida, fotografiado con un iPhone 6s Plus. Foto: Karen Willes

Componga la toma

Su smartphone le permitirá hacer zoom a un ave, pero no es un zoom verdadero, tan solo se ajusta al tamaño de la foto original y lo deja con una imagen pixelada. A su vez, evite tomar imágenes cuadradas—no tiene sentido cortar detalles de manera prematura, e incluso Instagram permite ahora subir imágenes amplias. Al filmar un video, rote su teléfono de forma horizontal o hacia un lado; nada arruina más una filmación que franjas negras a los lados de la pantalla.

Un pradero del oeste, fotografiado cerca de Beaver, Utah, con un iPhone 6s Plus. Foto: Tim Schreckengost

Ajuste su foto

Aunque las aplicaciones de edición no pueden corregir errores tal como sujetos borrosos, pueden convertir una imagen regular en una toma fascinante. Las aplicaciones Photoshop Express y Snapseed —disponibles tanto para Android y iPhone— le permiten ajustar imágenes, aumentar la saturación y cambiar la temperatura de color, entre otros efectos. Las aplicaciones también le brindan la opción de guardar la imagen en la memoria de su cámara o compartirla de forma directa en una red social. 

Lo que necesitará

El digiscoping, o la combinación de una cámara digital y un telescopio, convierte su smartphone en un dispositivo óptico con increíble alcance telescópico. Aunque podría simplemente sostener su teléfono frente a un telescopio, utilizar un adaptador que conecte ambos le ahorrará la frustración —y fatiga muscular— que conlleva intentar alinear una toma clara. Aquí se presenta una configuración de precio módico que llevará a cabo el trabajo. 

En sentido horario desde arriba a la izquierda: telescopio Kowa TSN-883, ocular de zoom Kowa TE-11WZ, adaptador Phone Skope, trípode Induro CLT204, y cabezal de cámara Manfrotto 128RC. Foto: Mike Fernandez/Audubon

Si está interesado en el digiscoping pero no está seguro si quiere gastar dinero en un telescopio, sus binoculares ofrecen una alternativa más asequible, aunque menos potente. La opción más simple es comprar un adaptador de binoculares (que comienzan en $25) que conecte su teléfono a uno de los visores ópticos. Para obtener mayor estabilidad, agregue un trípode a al conjunto (los de aluminio sólido de tamaño normal comienzan en $100): muchas empresas fabrican adaptadores para trípode (que comienzan en $20) que se atornillan en el soporte ubicado en la articulación de la mayoría de los binoculares. Y para evitar arruinar la configuración perfecta, tome la fotografía con un disparador remoto ($10 o más para disparadores inalámbricos o de telemando).

Información adicional por Alisa Opar

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”