De nuestra revista Magazine

Carta del Editor

La historia de la conservación proporciona lecciones que deberíamos aprender

Al examinar nuestro pasado, podemos navegar hacia un futuro mejor y más seguro.

En los estantes más altos de nuestra sala de arte se encuentra una serie de volúmenes encuadernados. Cada uno de ellos, de varios centímetros de grosor, contienen ediciones de Bird-Lore, el predecesor de Audubon en impresión y espíritu, que data de 1899. Las páginas cosidas en blanco y negro contienen la historia de las sociedades de Audubon, las cuales llevaron a la formación de Audubon, y, en gran medida, una historia del movimiento de conservación en sí.

Es alentadora esta historia. Se siente sólida. También se siente práctica. Después de todo, dando vuelta totalmente un viejo aforismo, si recordamos el pasado, no estamos condenados a repetir sus errores. Podemos tomar mejores decisiones para el futuro.

Las historias destacadas en esta edición abordan dicho concepto: Nuestra historia de portada investiga cómo el químico carbofurano—después de ser retirado de los estantes debido a su extrema toxicidad—no solo ha persistido como pesticida en algunos lugares, sino que también se ha convertido en un arma contra la vida silvestre a nivel mundial. 

Los reclusos con los que hablamos para nuestra historia sobre el Proyecto Sagebrush in Prisons Project no pueden escapar de las repercusiones de sus elecciones pasadas, pero pueden optar por buscar un presente más enriquecedor, tanto para ellos como para especies como el Urogallo de las Artemisas, que se benefician de las plántulas de artemisa que cultivan.

A su vez, quizás nadie entendió tan intuitivamente como Joseph Grinnell la medida en que el pasado podría informar el futuro—al menos cuando se trata de aves. Los estudios meticulosos del naturalista sobre la vida silvestre de California de más de un siglo de antigüedad están, por diseño, brindando a los científicos modernos información sobre la adaptabilidad de las especies ante el cambio. 

Durante su vida, Grinnell escribió para Bird-Lore, y los editores publicaron un homenaje después de su muerte en 1939. Por lo tanto, parece especialmente apropiado en la característica sobre su trabajo que la tipografía utilizada para el título se base en la placa de identificación de Bird-Lore en la década de 1930. Inspirado por los trazos de alto contraste y las "serifas fantásticas", el diseñador gráfico de Audubon Alex Tomlinson se dedicó a convertir aquellas pocas letras en un alfabeto completo.

Alex aún se encuentra refinando la tipografía, pero estamos emocionados por estrenarla en nuestro último número, el cual puede apreciarse en la foto de arriba. Siguiendo el ejemplo de la historia, ha aspirado a crear algo nuevo y mejorado.

Esta historia se publicó originalmente en la edición de Primavera 2020 como "About Time". Para recibir la revista impresa, hágase miembro hoy mismo realizando una donación.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”