De nuestra revista Magazine

Visión de Audubon

Un voto a favor del respeto y la misericordia es un voto a favor de las aves

Durante una temporada de elecciones históricamente incivilizada, es hora de recordar lo que realmente importa.

"Sus hijos observan lo que hace". Ese es el poderoso consejo que recibí hace poco de un líder de la fe que también resultó ser el jefe de una división local de Audubon. Bien. Esto es lo que quiero que vean nuestros niños cuando observen a Audubon en sus comunidades y sus vidas: respeto y misericordia. Esos valores perdurables de Audubon han funcionado durante 110 años y pueden ayudar a guiarnos en el período previo a las elecciones de noviembre.

Cada cuatro años, la gente dice "esta es una elección fundamental". Usted decidirá si esta es más consecuente que la mayoría. Yo así lo creo.

En una temporada de elecciones llena de maldad y división, se puede sentir que el mundo es un lugar de peligro y caos. Pero no es cierto. Las aves nos ayudan a encontrar un terreno común. Sabemos que la primera vez que un niño ve un carbonero de capucha negra, se abre de par en par una puerta a la naturaleza. Y sabemos que, históricamente, la conservación no tiene un partido: Audubon siempre ha sido una organización centrista, que es local en todas partes y está activa en paisajes increíbles.

Las aves ofrecen a los estadounidenses la oportunidad de unirse y hacer un cambio real y duradero, y hacer del mundo un mejor lugar que el que encontraron. Elegimos ser fundamentalmente optimistas, sí, aun incluso cuando estamos alerta y somos obstinados y, cuando es necesario, inamovibles. La visión de Audubon ha concebido un mundo donde prosperan las personas y la vida silvestre. Tenga en cuenta estos ejemplos recientes:

  • En los campo de artemisas, al oeste de los Estados Unidos, donde el urogallo de las artemisas sufre una amenaza directa, trabajamos con organismos federales, estados, propietarios de tierras privadas, industrias y otras organizaciones ambientales para crear nuevos planes de gestión este año que ayuden a proteger esa especie y su ecosistema de 65 millones de acres —sin perjudicar el crecimiento económico—.
  • En Florida, Audubon trabajó para apoyar la aprobación de la Enmienda 1, también conocida como Enmienda para el Legado de Tierra y Agua. Y nuestros capítulos y oficinas estaduales han luchado mucho para asegurar que los funcionarios electos de Florida sigan la voluntad del pueblo, al generar hasta $10 mil millones para trabajos de conservación durante los próximos 20 años.
  • En Alaska, Audubon básicamente trazó mapas para las agencias federales, para proteger 11 millones de acres en la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska.

Todas estas grandes victorias tienen algo en común: las obtuvimos gracias a personal y voluntarios comprometidos que saben que las soluciones para los problemas del mundo no son blancas o negras. En el fragor de una temporada política épicamente incivilizada, las soluciones simples son atractivas. Pero no existe la turbina eólica a prueba de aves y no hay manera de evitar el desarrollo en cada bosque de América Latina que necesitan las aves migratorias. Estos son problemas difíciles, pero nadie pensó que sería posible prohibir el DDT o detener la masacre de las aves por sus plumas para sombreros. Eso solo ocurrió gracias a la determinación, la buena ciencia y la voluntad de escuchar el uno al otro.

Las aves nos sorprenden con sus heroicidades migratorias, nos deslumbran con su belleza, y son asombrosamente son muy adaptables. Pero no pueden votar. Solo usted puede votar por ellas. Y tengo la intención de votar con los valores de Audubon en mente. Compromiso. Respeto. Misericordia. Únase a mí.

“The views expressed in user comments do not reflect the views of Audubon. Audubon does not participate in political campaigns, nor do we support or oppose candidates.”
×