El futuro de las aves

 
Expandir lista
De las 604 especies estudiadas por los científicos de Audubon, 389 son vulnerables a la extinción (o, en las próximas décadas, más de la mitad de su zona de distribución actual podría volverse inhóspita). Sin embargo, si tomamos medidas para limitar el calentamiento, podríamos ayudar al menos a 290 de esas especies (lo que significaría que podrían retener un área importante de su territorio actual). Visualización de los datos: Alex Tomlinson

Cuando los imponentes saguaros coronan imponentes el Desierto de Sonora en la primavera, se ven destellos rojos y amarillos entre ellos. El Carpintero de California revolotea entre las flores como un colibrí maduro, recogiendo hormigas y néctar con su lengua larga y pegajosa. Las vidas de estos carpinteros se conectan con aquellas del saguaro; no solo se alimentan de insectos que viven en la carne de la suculenta, sino que también crean cavidades que protegen a sus familias de la potencia del sol. Cuando vacían los hoyos, los Mochuelos de los Saguaros, las Golondrinas Purpúreas y los Copetones Tiranillos se mudan allí.

Sin embargo, los desarrolladores de inmuebles aviares del Desierto de Sonora podrían extinguirse para 2080 si la región se torna más calurosa y seca, lo cual a su vez contribuiría a generar condiciones propicia para incendios forestales que incineran los hogares de estos carpinteros. Es uno de los hallazgos solemnizadores del informe de Audubon “Sobrevivir por unos grados: 389 especies de aves en peligro de extinción”, publicado en octubre. Mediante el uso de modelos climáticos avanzados, el informe ofrece una visualización sin precedentes sobre cuáles aves y lugares se encuentran en mayor riesgo, a través de nuestra guía de campo para conocer el futuro de las aves de América del Norte.

En las peores situaciones, los cambios se verán muy marcados en dicha guía de campo a futuro. La sección de aves costeras sería considerablemente más pequeña, dado que los reproductores del Ártico como los Correlimos y los Chorlitos Dorados Chicos desaparecerían en gran parte, ya que no podrían reproducirse una vez que las temperaturas aumenten demasiado. Muchas aves de pastizales como el Gorrión Sabanero Pálido y el Zarapito Americano y especies de bosques como el Carpintero Bellotero y el Cascanueces Americano, desaparecerían a medida que las Grandes Llanuras se secan y los bosques del oeste disminuyen debido a las sequías y los incendios forestales. La obra de arte sería menos colorida con la pérdida de la Reinita Gorjinaranja y la Reinita de Magnolia y otros migrantes neotropicales que han volado durante milenios al bosque boreal cada primavera. 

Blackburnian Warbler. Shirley Donald/Audubon Photography Awards