Las Bahamas

Protegiendo las aves en el Caribe.

Audubon tiene una larga historia de trabajo de conservación en las Bahamas, una que se remonta a la década de los 50 al iniciar su colaboración con el país. Hasta la fecha, Audubon ha contribuido a sacar al flamenco americano del borde de la extinción contratando a los primeros guardas del país para gestionar las bandadas, y ha aportado la ciencia para la creación del primer Parque Terrestre y Marino a nivel mundial en las islas de las Exumas. También ayudó a desarrollar la ciencia que apoyó el establecimiento de la legislación para proteger a las aves en todo el país, incluida la re
ciente designación del Parque Nacional de Joulter Cays. 


Acerca de las Bahamas

La Mancomunidad de las Bahamas se extiende 1.223 kilómetros y cubre 247.245 kilómetros cuadrados entre las costas del sureste de los Estados Unidos y las costas del norte de Cuba. En esta vasta zona hay más de 700 islas y 2.500 cayos. El peculiar entorno de las Bahamas da lugar a numerosos hábitats y especies irremplazables, entre los que se incluyen vastas extensiones de bosques de pinos caribeños que dan cobijo a las aves cantoras migratorias, extensas marismas y manglares que dan cobijo a las aves costeras y acuáticas, y cayos aislados que albergan importantes poblaciones de aves marinas reproductoras. 
 

De las 300 especies de aves documentadas en las Bahamas, más del 50% son migratorias procedentes de EE.UU. y Canadá, entre ellas las especies prioritarias de Audubon: el chorlito de agua y el ostrero americano. Entre las especies endémicas de importancia local se encuentran la Curruca de Bahamas, la Golondrina de Bahamas, la Estrella de Bahamas, en peligro crítico, restringida a la isla de Andros (sólo quedan unos pocos centenares), y la Estrella de Inagua, una especie recientemente separada de la Estrella de Bahamas, que está restringida a las islas de Gran Inagua y Pequeña Inagua.
 

Así trabaja Audubon con sus socios en las Bahamas

Audubon sigue apoyando las acciones científicas y de conservación en las Bahamas, en alianza con el Bahamas National Trust, socio de BirdLife International en las Bahamas, y otras organizaciones de conservación. Nuestro enfoque evoluciona en torno a cuatro áreas:
 

  • Ciencia y monitoreo: mediante el uso de tecnologías nuevas y emergentes, seguiremos proporcionando la ciencia más avanzada para medir el éxito de la conservación y supervisar las poblaciones de aves.
     
  • Áreas importantes para las aves y la biodiversidad: apoyados en nuestro trabajo científico, identificaremos, ampliaremos y ayudaremos a gestionar eficazmente una red de Parques Nacionales y Áreas Importantes para las Aves y la Biodiversidad en todas las Bahamas, para apoyar las especies de aves prioritarias de Audubon y a otras especies silvestres. Las islas focales identificadas en nuestros estudios incluyen: Andros Island, Berry Islands, Long Island, Grand Bahama, Abaco e Inagua.
     
  • Participación de la comunidad: mejoraremos la educación, la apreciación y el compromiso de la comunidad con el Sistema de Parques Nacionales de las Bahamas.
     
  • Desarrollo de capacidades: la National Audubon Society y Bahamas National Trust trabajarán juntos para crear capacidades de conservación local para elevar la conservación de las aves y apoyar acciones más eficaces y específicas, así como una mejor gestión de los Parques Nacionales y otras áreas prioritarias. 

Proyectos actuales
 

Iniciativa a favor de las aves playeras en las Bahamas

Más de treinta y tres especies de aves costeras que se reproducen a lo largo de la costa atlántica de Estados Unidos, Canadá y el Ártico completan un peligroso viaje migratorio cada otoño para llegar a las remotas islas de las Bahamas, donde pasan hasta diez meses del año. 
 

Recientemente, los equipos científicos de Audubon, junto con el Bahamas National Trust y otras organizaciones, han identificado los lugares críticos para las aves costeras en todo el país, incluidos los  que albergan a la mitad de la población de chorlitos silbadores del Atlántico. También estamos trabajando para proteger los hábitats costeros críticos, como el Parque Nacional de los Cayos Joulter, de 37.200 hectáreas, de las que dependen los chorlitos invernantes y otras especies de aves costeras en declive. Además, a través de nuestro proyecto de seguimiento de chorlitos por la ciencia ciudadana, Audubon está trabajando para mejorar los conocimientos científicos sobre la supervivencia de estas aves en las Bahamas y cómo se conectan con las zonas de cría a través de la ruta migratoria del Atlántico. 
 

Salvaguardar estas playas y manglares casi vírgenes del desarrollo desenfrenado, de los impactos del cambio climático y de otras grandes amenazas es un deber de todos antes de que sea demasiado tarde.

 

Proyecto de conservación de la Oriol de Bahamas

La Oriol de Bahama está restringida a un único grupo de islas en las Bahamas: el complejo de las islas Andros.  Anteriormente, la oropéndola también se encontraba en el complejo de islas de Abaco, pero se extinguió en la década de 1990.  Sólo se ha realizado un estudio formal de esta especie, en el que se estimó que quedaban entre 141 y 254 individuos.  Junto con el Bahamas National Trust, la Universidad de Maryland y la American Bird Conservancy, Audubon está ayudando a construir la ciencia en torno a la especie para que podamos identificar la mejor manera de hacer crecer la población y evitar que se extinga. 

   

Noticias de las Américas

Manténgase al día

Nuestro boletín informativo por correo electrónico brinda información sobre los últimos programas e iniciativas