**This article can also be found in English**

(ACTUALIZACIÓN 1/7/2020) Gracias a las contribuciones financieras de organizaciones internacionales, estatales, locales y privadas, ahora existe un camino hacia la prevención de vertidos nocivos de contaminantes asociados con aguas residuales no tratadas en el río Santa Cruz y los drenajes circundantes. Funcionarios del Departamento de Calidad Ambiental de Arizona y la Sección de los Estados Unidos de la Comisión Internacional de Límites y Aguas anunciaron un acuerdo de conciliación para implementar un plan integral para mitigar las descargas futuras de aguas residuales no tratadas en Nogales Wash y el río Santa Cruz en Nogales, Arizona. Lea más aquí.

(ACTUALIZACIÓN 11/6/2019) La Senadora McSally (R) presentó la Ley de Equidad de Aguas Residuales de Nogales, bipartidista y bicameral, que ayudaría con los problemas de mantenimiento a largo plazo relacionados con el Interceptor de desagüe internacional. En el comunicado de prensa de la senadora, la directora ejecutiva de Audubon Arizona, Sonia Perillo, declaró: “El alto río Santa Cruz sostiene un próspero corredor a orillas del río y está designado como área importante para las aves. El área es reconocida por la diversidad de aves que soporta, gracias principalmente al río que fluye sostenido por aguas residuales purificadas tanto de México como de los Estados Unidos. Agradecemos a la Senadora McSally por haber introducido esta importante legislación y por el apoyo de la Senadora Sinema, el Representante Grijalva y el Representante Kirkpatrick. Su liderazgo en esta legislación es importante para las comunidades del sur de Arizona, así como para las aves y otras vidas silvestres que dependen de un río Santa Cruz sano y fluido”.

(ACTUALIZACIÓN 28/05/19) El presupuesto de Arizona para 2019-2020 incluyó más de $ 2.5 millones de dólares para el proyecto Interceptor de desagüe internacional.

Entre el sur de Arizona en los Estados Unidos y el norte de Sonora en México, hay una pieza compartida de infraestructura que no logra cumplir su trabajo. El Interceptor de desagüe internacional es una tubería masiva que transporta aguas residuales desde Nogales, Sonora en México y Nogales, Arizona en los Estados Unidos, hasta una planta de tratamiento de aguas residuales en Río Rico, Arizona. Allí, el agua es tratada, purificada y puesta de nuevo en el alto río Santa Cruz, que luego fluye 17 millas en un tramo que normalmente se secaría sin las aguas residuales tratadas para sostenerla. 

El problema es que la tubería Interceptor de desagüe internacional de nueve millas que transporta aguas residuales crudas a Arizona para su tratamiento y purificación ha superado con creces su vida útil de ingeniería y sufre de un atraso de mantenimiento crítico. Las roturas de tuberías son una ocurrencia demasiado regular, causando derrames de aguas residuales crudas que contaminan las vías fluviales locales y amenazan la salud del medio ambiente y las comunidades e industrias cercanas. Un evento solo durante la temporada de monzones de 2017 resultó en la liberación de aproximadamente 27 millones de galones de aguas residuales crudas. 

A pesar de estos desafíos, las aguas residuales purificadas son fundamentales para el río, el acuífero y el hábitat que el agua sostiene. El alto río Santa Cruz es una importante zona de aves. Gracias en gran parte al río y su hábitat ribereño asociado, aguililla gris, vireo de bell y cuclillo pico amarillo prosperan en este corredor. El río que fluye también es un componente crítico para la recarga de aguas subterráneas en el Área de gestión activa de Santa Cruz (un área cuyo uso de aguas subterráneas está regulado por el Departamento de Recursos Hídricos de Arizona).

La ciudad y el área circundante de Nogales en Sonora suministra más del 90 por ciento de las aguas residuales tratadas en Arizona. Para asegurar que esta agua continúe fluyendo hacia los Estados Unidos y sostenga el flujo del río Santa Cruz, la infraestructura debe ser reparada. Sin reparación, continuaremos experimentando flujos contaminados o podemos correr el riesgo de perder el flujo de aguas residuales de México por completo.

Afortunadamente, el Departamento de Calidad Ambiental de Arizona, entre otras partes interesadas nacionales e internacionales, está trabajando para adquirir fondos para reparar la tubería Interceptor de desagüe internacional. Las reparaciones se estiman en $48 millones en total, con $26 millones necesarios para iniciar las primeras fases. Numerosas organizaciones públicas y privadas se han comprometido a aportar los fondos necesarios para iniciar el proyecto; sin embargo, todavía se necesitan $2.5 millones. La Legislatura de Arizona está considerando actualmente la Propuesta de Ley 2448 de la Cámara de Representantes, patrocinado por el senador estatal Frank Pratt, R-8. Si se promulga, se apropiarían de los $2.5 millones de dólares finales a este proyecto y permitiría a la Comisión Internacional de Límites y Aguas, la organización binacional encargada del mantenimiento de la infraestructura, comenzar a trabajar de inmediato.

Con el fin de mantener un río alto Santa Cruz sano y fluido, este problema debe ser abordado. Ha plagado a las comunidades cercanas durante demasiado tiempo, poniendo en riesgo la salud pública y nuestro medio ambiente.

Además, las vías fluviales del condado de Santa Cruz apoyan una economía de recreación al aire libre vibrante: Audubon Arizona publicó recientemente un informe que encontró recreación al aire libre a lo largo del agua en el condado de Santa Cruz, el condado más pequeño de Arizona, genera $142 millones de dólares en producción económica y apoya 1,600 empleos en el estado. Los observadores de aves, los excursionistas, las familias y la comunidad local saben que esta es una joya en Arizona que vale la pena proteger.

Stay abreast of Audubon

Our email newsletter shares the latest programs and initiatives.