Audubon Américas: así trabajamos

Protegemos a las aves y los lugares que necesitan a lo largo y ancho del hemisferio.

Las nuevas estrategias de Audubon están diseñadas para hacer frente a las amenazas más importantes para los hábitats de las aves y ofrecer beneficios ambientales y económicos duraderos a las personas.

Históricamente, los planes de conservación de las aves se han centrado principalmente en las especies y en la ciencia, sin contar con los aportes y la participación de diversos grupos de interés. Como resultado, con frecuencia la conservación de las aves no se tiene en cuenta en las decisiones sobre infraestructura, uso del suelo y desarrollo en América Latina y el Caribe.

Nuestras estrategias abordan esta carencia incorporando la conservación de las aves en las agendas de desarrollo nacionales y locales e involucrando a una serie de ONG, grupos empresariales, responsables de trazar políticas públicas y líderes comunitarios. Al emplear enfoques basados en el mercado, fomentamos la participación local, la escalabilidad y la sostenibilidad de la conservación a largo plazo.

Nuestra estrategia para el éxito

Para lograr un impacto en la conservación a escala, nuestras estrategias se basan en la sólida experiencia de Audubon en materia científica y en políticas públicas, así como en nuestra importante trayectoria en la región de América Latina y el Caribe.

Nuestros esfuerzos también se vinculan a los esfuerzos nacionales de conservación que ya están en marcha, muchos de los cuales son impulsados por los compromisos internacionales de conservación existentes en cada país. Al demostrar cómo la conservación de las aves puede apoyar las contribuciones nacionales a la mitigación y adaptación al cambio climático, y a las agendas 30x30 sobre biodiversidad, podemos ayudar a asegurar un futuro saludable para la vida silvestre y las personas.

 

Áreas protegidas

Las áreas protegidas bien gestionadas son esenciales para mantener las poblaciones de aves e invertir su declive. También sirven para mitigar el cambio climático y ayudar a las comunidades locales a prosperar de forma sostenible.

El núcleo de nuestra estrategia de Áreas protegidas es Conserva Aves, una innovadora asociación entre Audubon, BirdLife International, American Bird Conservancy y la Red de Fondos Ambientales de América Latina y el Caribe (RedLAC). Conserva Aves busca establecer más de 80 nuevas áreas protegidas que cubran dos millones de hectáreas y mejorar la gestión de otros dos millones de hectáreas.

La iniciativa, que se extiende desde México hasta Chile, se centra en lugares en los que las zonas prioritarias para las aves migratorias se solapan con las Áreas Clave para la Biodiversidad (KBA) y los baluartes del clima. Una piedra angular para el éxito de Conserva Aves es la donación de 12 millones de dólares que el proyecto recibió del Bezos Earth Fund y que será igualada con recursos provenientes de socios y de otras organizaciones. Esta subvención apoyará a las comunidades locales y a los pueblos indígenas para establecer y fortalecer entre 30 y 40 nuevos sitios protegidos (que suman entre 450 y 600.000 hectáreas), críticos para las especies de aves amenazadas y migratorias, ubicados en los Andes tropicales de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, para el año 2027.

Agricultura regenerativa

La Estrategia de Agricultura regenerativa está diseñada para crear hábitats más saludables para las aves y otra vida silvestre en casi cinco millones de hectáreas de tierras agrícolas, proporcionando hábitat y conectividad a través de los paisajes. Esto aumentará la tasa de supervivencia invernal de las aves migratorias y la abundancia de la fauna local, incluidas las especies endémicas y amenazadas.

Las tierras agrícolas mejoradas pueden servir como corredores migratorios entre bloques de bosques y áreas protegidas, y también mejorar los beneficios ambientales para las personas. Entre las prácticas respetuosas con las aves se encuentran la restauración de hábitats, los sistemas silvopastoriles para la ganadería y los modelos de rotación de cultivos que crean humedales artificiales en las plantaciones de azúcar y arroz. Al incorporar árboles y arbustos a las tierras de las fincas y reducir el uso de productos químicos, podemos proteger la vida silvestre, el suelo y el agua al tiempo que mejoramos la productividad y la rentabilidad de los agricultores.

Estos sistemas, que ya se han puesto en práctica en Colombia, están aumentando el rendimiento y los ingresos de los agricultores y las comunidades, y a la vez evidencian importantes beneficios medioambientales.

Resiliencia costera

A lo largo de las costas de las Américas, la rápida desaparición de manglares, marismas y otros hábitats de humedales está amenazando a las poblaciones de aves costeras. La situación es especialmente grave a lo largo de la ruta migratoria del Pacífico americano, donde al menos el 36% de las poblaciones de aves costeras muestran una disminución a largo plazo.

  • Manglares - 1.1 Mt. CO2/ha Reduce la altura de las olas en un 66%, mitiga la erosión y el riesgo de inundación, y sirven como criaderos para los peces.
  • Algas marinas - 6.7 Mt. CO2/ha Genera anualmente 30.000 peces adicionales por hectárea.
  • Humedales costeros, marismas incluidas - 7.6 Mt CO2/ha Generan peces, proveen una barrera natural contra las tormentas, pueden tratar aguas residuales.

Los ecosistemas costeros naturales también aportan beneficios a las personas, como la protección contra la erosión costera y los daños causados por las tormentas, son filtros naturales para la contaminación y los sedimentos, secuestran carbono y sirven de viveros para la pesca comercial. Audubon y sus socios, a través de esta estrategia de Resiliencia costera, trabajan para restaurar o mejorar la gestión de 1 millón de hectáreas de hábitat de aves costeras. Nuestros programas fomentan el desarrollo inteligente, cuantifican y articulan el valor económico del hábitat de las aves costeras, y convocan a diversos grupos de interés y defensores en torno a objetivos comunes que los unen.
 

Movilización a favor de las aves

Las aves son embajadoras persuasivas. Durante los últimos cinco años, ha crecido la conciencia y popularidad de las aves y su observación en América Latina y el Caribe ha sido extraordinaria, especialmente entre los jóvenes. Audubon y sus socios continuarán impulsando el compromiso público con la conservación de las aves aprovechando el entusiasmo ciudadano y estructurando un sólido caso de negocio para avanzar en las agendas de conservación.

Demostrando el valor económico de la biodiversidad podemos conseguir apoyo local y regional para proteger los hábitats de los que dependen las aves y otras especies silvestres. Utilizaremos nuestros conocimientos en materia de comunicación, promoción de políticas públicas y participación de la comunidad para fomentar la concienciación sobre el vínculo vital entre el medio ambiente y la salud humana. Apoyaremos la elaboración de estrategias nacionales para la conservación de las aves e integraremos su valor en los programas de desarrollo. También continuaremos fortaleciendo el sector de ecoturismo siguiendo nuestro exitoso modelo de aviturismo que se ha aplicado en cinco países de la región. Lea más sobre nuestro trabajo en Colombia y Chile.

Aves priorizadas en las Américas



Manténgase al día

Nuestro boletín informativo por correo electrónico brinda información sobre los últimos programas e iniciativas