**This article can also be found in English**

(ACTUALIZACIÓN 21/8/20): El 6 de agosto de 2020, la Junta Directiva del Distrito Central de Conservación del Agua de Arizona (CAWCD)—la junta electa que administra el Proyecto Centro de Arizona, el canal de 336-millas de largo que entrega agua del río Colorado a ciudades del centro de Arizona como Phoenix y Tucson—asumió y decidió el asunto de si la junta debe apoyar la ley S.4228, la Ley de Demostración y Despliegue de Tecnología de Energía del Agua.

Gracias a los esfuerzos de Audubon y nuestra red para alertar a los responsables de la toma de decisiones sobre las consecuencias del proyecto de ley con su mandato de facto para operar la Planta Desaladora de Yuma, la Junta Directiva de CAWCD no termino apoyando el proyecto de ley.

Sabemos que nuestras voces fueron escuchadas: a las pocas horas de que los correos electrónicos de los defensores llegaran a los miembros de la Junta de CAWCD, la recomendación del personal en el proyecto de ley paso de ser de “apoyo” a “monitorear.” Varios miembros de la Junta también mencionaron que habían recibido cientos de correos electrónicos de personas preocupadas y estaban muy agradecidos de haber sido informados del problema. Aunque la Junta de CAWCD decidió monitorear la legislación por ahora, la lucha sobre la Planta Desaladora de Yuma no ha terminado. Continuaremos monitoreando los desarrollos y seguir hablando con los responsables de la toma de decisiones, incluido la patrocinadora del proyecto de ley, la Senadora McSally, ya que nuestro objetivo es crear apoyo para las alternativas existentes para operar esta planta desaladora dañina. 

Nueva legislación propuesta por la Senadora Martha McSally (R-Ariz) destruiría la Ciénega de Santa Clara, el humedal más grande que queda en el delta del río Colorado, esencial para las aves que se encuentran allí y muchas aves que viajan a los Estados Unidos durante la migración. Esto se debe a que la Ley de Demostración y Despliegue de Tecnología de Energía del Agua instruye al gobierno federal a operar la Planta Desaladora de Yuma a través de una nueva asociación entra la Oficina de Reclamación de los Estados Unidos y el Departamento de Energía. Aunque el propósito más amplio de la legislación—para asegurar la inversión federal en energía y agua—es loable, el mandato para operar la extinta Planta Desaladora de Yuma es un error. Es malo para las aves, y para nuestros acuerdos existentes con México.

La Ciénega de Santa Clara es un humedal de 40,000 acres que sobrevive con algunas de las últimas gotas de agua del río Colorado que se dejan fluir hacia la naturaleza. Históricamente, el delta del río Colorado fue el ecosistema desértico más grande y productivo de América del Norte, pero más de un siglo de desarrollo hídrico en el oeste de los Estados Unidos y el noroeste de México eliminó casi todos los ecosistemas del delta: alrededor de 1.5 millones de acres de ríos serpenteantes, bosques ribereños, y humedales.

México administra la Ciénega de Santa Clara como un área natural federal con las más altas protecciones de su Programa Reserva de la Biosfera, y está incluido en la Convención Internacional Ramsar sobre Humedales. Notable, el Ciénega es el hogar del 70 por ciento de la población restante del mundo del Rascón Costero del Pacífico, catalogado como una especie en peligro de extinción en los Estados Unidos. De hecho, estas aves viajan de un lado a otro entre los dos países.

El río Colorado está tan completamente desarrollado que ya no fluye agua en sus últimas 100 millas. El suministro de agua para la Ciénega de Santa Clara se origina como agua del río Colorado que, después de regar granjas en el sur de Arizona, fluye como agua salobre demasiado salada para la agricultura y luego desemboca en un canal que ha alimentado a la Ciénega durante casi 50 años. La legislación de la Senadora McSally eliminaría este suministro de agua y destruiría la Ciénega.

En 2019, Arizona, así como los otros seis estados de la cuenca del río Colorado y Reclamación, adoptaron los Planes de Contingencia de Sequia para evitar el riesgo de crisis graves de suministro de agua. En esos planes, Reclamación se comprometió a trabajar hacia la meta de conservar 100,000 acres de agua del río Colorado anualmente. La Reclamación ya ha comenzado a trabajar en varios proyectos para cumplir con este compromiso sin necesidad de operar la Planta Desaladora de Yuma.

En particular, Arizona colaboró recientemente con México para estudiar la viabilidad de una instalación binacional de desalinización oceánica en el alto golfo de California que potencialmente podría abastecer la cuenca del bajo río Colorado, incluyendo Arizona, con el doble de volumen de agua que podría ser producida en la Planta Desaladora de Yuma (200,000 acres). La propuesta de la Senadora McSally, que México no apoya, pondría en peligro cualquier perspectiva de cooperación futura en un proyecto de desalinización binacional, y además podría poner en peligro los compromisos existentes de México de compartir la escasez del río Colorado. Sin México como socio en la estabilización del Lago Mead, el riesgo de escasez de agua de Arizona crece aún más de lo que es hoy en día.

Aunque Audubon apoya los esfuerzos para estabilizar el suministro de agua en la cuenca del río Colorado, las consecuencias de reiniciar el Plan de Desalado de Yuma serían catastróficas.

Stay abreast of Audubon

Our email newsletter shares the latest programs and initiatives.